Por Trivia Demir

Cómo si ya no fuera todo un fraude el escaso abanico de sectores políticos entre los que se puede elegir, ahora también deberíamos cuidarnos de la dudosa transparencia del procedimiento. Un debate que quedó algo solapado entre los dos sectores principales en pugna, pero que en definitiva afecta el acto democrático, amplifica el nivel de manejo que rodea a la política criolla y alimenta un poco más el ya engrosado descreimiento público.
Ayer mismo, la Cámara Nacional Electoral le exigió al Gobierno que entregue el software que se utilizará para el escrutinio provisorio de las PASO para que todos los partidos lo puedan auditar. Fue un accionar contrarreloj y casi a la retranca, porque esto tenía un plazo legal de un mes antes. Pero la CNE reaccionó a sólo cinco días de las elecciones intimando ayer a la Dirección Nacional Electoral a que «proceda a dar inmediato cumplimiento a la entrega del software» que controlará la empresa Smartmatic, adjudicataria de la licitación para el recuento provisorio.
Fue tras la polémica que surgió luego de las inconsistencias observadas en los distintos simulacros, y tras la alerta de posible vulnerabilidad emitida por un grupo de especialistas en seguridad informática, además de los antecedentes de Startmatic que es cuestionada en diversos países del mundo donde habría operado. Con todo este bagaje de cuestionamientos, el kirchnerismo presentó ayer un amparo para que se separe a la empresa del proceso electoral. Mientras que oficialmente se apuró el anuncio que hoy mismo habrá una reunión para coordinar el procedimiento.

Resistencias de arranque

Desde el inicio, el peronismo pedía a la justicia que excluya a Smartmatic del escrutinio provisorio por las presuntas irregularidades en el sistema de trasmisión de los telegramas. En tanto que desde el espacio de Roberto Lavagna y José Luis Espert también habían hecho planteos sobre el escrutinio.
Desde el Gobierno señalaron que ya fueron convocados los apoderados de todos los partidos nacionales que se presentarán el domingo en las primarias. La reunión del «Consejo de Seguimiento de las Elecciones Primarias y Nacionales» se realizará hoy miércoles en la sede del Correo Oficial.

Ingresó un recurso de amparo

Pese a esta reacción rápida oficial para ´parar la bronca´, el precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, presentó un recurso de amparo ante la jueza con competencia electoral María Servini para impugnar el método de escrutinio provisorio de la empresa Smartmatic. En el texto, entre otros puntos, se solicita que «se deje sin efecto la aplicación del proceso de digitalización de los telegramas de escrutinio de cada mesa, transmisión y contabilización de los resultados provisorios» de las PASO del próximo domingo.
Además, se pidió la designación de interventores judiciales «para presenciar todos los procesos técnicos de escrutinio el día de la elección y para la realización de auditorías» posteriores, para las que se podría «contar con la colaboración técnica del Consejo Interuniversitario Nacional», según el escrito firmado por los apoderados del Frente de Todos Jorge Landau, Patricia Alejandra García Blanco, Eduardo Gustavo Adolfo López Wesselhoefft, Graciana Irma Ruth Peñafort y Gerónimo Javier Ustarroz.
De manera puntual, el kirchnerismo solicitó que «se ordene el apartamiento inmediato de la empresa Smartmatic del proceso electoral en las PASO, en las generales y en la eventual segunda vuelta».

Qué pasa con el software

Entre los principales cuestionamientos, se destaca que el archivo que surge de la digitalización del telegrama es modificado para su envío al centro de cómputos. «Esto quiere decir que la imagen, el dato que llega para su carga NO es el archivo original, sino que sufre una transformación en la transferencia de un sistema a otro, lo que hace imposible constatar la integridad y la trazabilidad del archivo original», advierten.
Por otro lado, cuestionan la contratación y la actitud de Smartmatic dado que tiene pésimos antecedentes. «Es conocida la mala reputación de la empresa alrededor del mundo, denunciada por irregularidades delos servicios que prestó en las elecciones que intervino en Filipinas, El Salvador, Uganda y sospechas en Bélgica».
Además de ese prontuario internacional, la empresa ya tiene inconvenientes en Argentina. No cumplió con los plazos establecidos en el contrato firmado, según el cual debía entregar a los partidos el software y el código fuente para que lo auditaran 30 días antes de las elecciones. «Este es el tiempo mínimo necesario para realizar las comprobaciones que se requieran del sistema empleado», remarcan desde el FdT y denuncian: «encontrándose vencido dicho plazo, las agrupaciones políticas no contamos ni siquiera con los elementos documentales requeridos para la adecuada interpretación de las características funcionales y operativas del sistema». Ayer, entre gallos y medianoche, la Cámara Nacional Electoral exigió la entrega del software para ser auditado por los partidos, pero fuera de término, faltando apenas cuatro días para el acto electoral.

Más sospechas

Más allá del software, otra preocupación está vinculada con el personal que trabajará durante el escrutinio provisorio. Según trascendió, el Correo Argentino habría contratado de manera “transitoria” a 12 mil personas, que estarían afectadas a distintas tareas relacionadas con la transmisión digital de los telegramas. Esta situación, sostienen, «deja en un área gris las eventuales responsabilidades administrativas o judiciales que pudieran suscitarse». Así las cosas, con un amparo de por medio y los plazos vencidos para el chequeo del software por parte de los demás partidos, las PASO no están tan firmes. Habrá que ver…

Fuentes: NA, CEN, LPO, P/12, propias