En medio de una convulsionada semana que se inició con una fuerte escalada del dólar, y esa devaluación ya empezó a reflejarse en las góndolas, se conoció que la inflación de julio fue del 2%. En la Patagonia, en los últimos doce meses, el IPC trepó a 56 por ciento, según revela el Indec. Ante la escalada inflacionaria, el Gobierno nacional anunció la eliminación hasta el 31 de diciembre del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para una serie de productos alimenticios de primera necesidad que conforman la canasta básica.
A comienzos de la semana el peso sufrió una contundente devaluación respecto al dólar, algo que, inevitablemente, se trasladará a las góndolas de todos los puntos de venta del país. De hecho, algunos comercios ya comenzaron a remarcar sus precios y se notan aumentos que rondan el 20%.
No obstante, esta disparada que tuvo la divisa estadounidense no fue registrada a los últimos números publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), ya que los mismos hacen referencia a julio. Al respecto, se espera que la devaluación de esta semana se sienta contundentemente en los indicadores correspondientes a agosto y septiembre.
El documento publicado en la víspera por la entidad nacional hace referencia al índice de precios al consumidor (IPC), que volvió a tener un aumento mensual superior al 2%, aunque fue el más bajo del año, ratificando la versión que refiere a que la inflación se estaba desacelerando. En la Patagonia los precios tuvieron un aumento de 2,5% en el mes de julio. En tanto, en la comparación interanual la inflación en la región más austral del país llegó al 56,1%. Asimismo, en los primeros siete meses de 2019, los productos tuvieron una variación positiva de 24,9%.

Alimentos y salud, los que más subieron

Si bien los números generales indican un fuerte crecimiento, el detalle del informe presentado por el INDEC representa una situación desfavorable para los sectores más vulnerables, ya que los rubros que más aumentaron en la comparación interanual fueron “alimentos y bebidas no alcohólicas” y “salud”.
Al comparar julio de 2019 con el mismo mes del año inmediatamente anterior, los alimentos en la región más austral del país subieron 60,5%, mientras que las bebidas sin graduación alcohólica crecieron 63,4%. Haciendo más específico el análisis, los alimentos que tuvieron una variación más contundente en sus costos afectan directamente a los niños, teniendo en cuenta que la leche y productos lácteos aumentaron 88,5% en un año.
En tanto, el rubro “salud” tuvo una variación interanual de 64,9%, donde los gastos de las prepagas registraron una suba de 55,1%, mientras que los productos medicinales saltaron un 85,8%

Indicadores nacionales

A nivel promedio en todo el país, con el dato de julio, el acumulado de los primeros siete meses llegó al 25,1%, superando la meta del Poder Ejecutivo, que proyectaba 23%. En los últimos 12 meses, por su parte, la inflación se ubicó en el 54,4%. Por su parte, el rubro «salud» se destacó con un alza mensual del 4,1%, seguido por «recreación y cultura» con un alza del 3,9%, señaló el ente de estadísticas.
Julio fue el cuarto mes de bajas seguidas, mientras que economistas del sector privado había proyectado que el IPC del séptimo mes del año se ubicaría en 2,5%. En junio la inflación oficial fue de 2,7%, cifra que ratificó una desaceleración por tercer mes consecutivo.
El Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), estimó al igual que el INDEC que la inflación de julio fue del 2,2%. Sin embargo, el mismo Instituto ya había advertido que el efecto devaluatorio post PASO traerá un nuevo rebote.
Para los gremios de la UMET, en los primeros siete meses del año la inflación acumuló un 25,5%, mientras que en la medición interanual de julio de 2018 a julio de 2019, los precios treparon un 54,5%. Con esta cifra y tras la devaluación de la segunda semana de agosto, los sindicalistas ya exigen renegociar las paritarias cerradas a principios de año.
La devaluación de entre 20% y 25% después de las elecciones provocará inevitablemente un rebote inflacionario, ya en la última quincena de agosto y, sobre todo, durante septiembre. El 2019 cerraría con incrementos por encima del 50%. Aunque no hay estimaciones hasta el presidente Mauricio Macri admitió que tendrá un fuerte impacto en el IPC. En despachos oficiales se baraja que la suba de precios mensual volverá a estar en el orden del 3% el próximo mes.

Impacto de lleno, en septiembre

Así las cosas, el número oficial se acercó al que proyectaron las consultoras a través del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), mediante el cual previeron una inflación del 2,4% para julio. Es el número al que llegó, por ejemplo, la consultora Elypsis, para la cual la inflación de julio estuvo más impulsada por los precios de los productos estacionales, que crecieron 4,5%, frente al 1,5% de los regulados. A su vez, la inflación núcleo fue del 2,3% para esta firma. Dentro de los estacionales, las verduras subieron 9,9% y las frutas, 4,1%.
Consultado al respecto, y especialmente sobre lo que sucederá con el IPC en los próximos meses, el economista de Elypsis Gabriel Zelpo aseguró que para este mes están esperando una inflación algo superior al 3% porque recién están llegando ahora los aumentos a los supermercados y no van a impactar de lleno en agosto. De todas formas, para septiembre sí se espera una suba de precios superior al 6%, aseguró.
Por su parte, Gabriel Caamaño, de Ecoledesma, afirmó que «es difícil decir cuánto va a dar agosto y septiembre, ya que esto está en pleno desarrollo». Sin embargo, agregó que espera una «aceleración significativa», como ocurrió en marzo, aunque con un ajuste del tipo de cambio ahora mayor. «La demanda de pesos esta en pisos históricos y hay mucha incertidumbre. Ergo, lo esperable es que el traslado a precios, incluso a no transables, va ser relativamente rápida», afirmó Caamaño.

La eliminación del IVA alcanza a sólo trece productos

El Gobierno decidió eliminar el 21% de IVA que conforman el precio de una canasta de alimentos básicos como pan, leche, aceite, pastas, arroz, harinas, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogures y azúcar, entre otros bienes. La medida tendrá vigencia hasta fin de año.
«Los principales productos que consumen las familias argentinas pagarán desde mañana 0% de IVA (casi todos pagaban 21% hasta hoy). Es la primera vez en la historia del país que se elimina el IVA a los alimentos», afirmó Presidencia de la Nación en un comunicado.
«La medida ayudará a compensar el impacto de la devaluación en los precios. E incluye a los siguientes productos: pan, leche, aceite girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido y té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogures y azúcar», informó el Poder Ejecutivo.
El presidente Mauricio Macri afirmó que esta medida estará incluida en «todos los puntos de venta» y «será publicada en un decreto en el Boletín Oficial». «Confío en que será un alivio para el bolsillo y vamos a controlar estrictamente que se cumpla en todo el país. Voy a seguir trabajando para que este proceso electoral no afecte al día a día de los argentinos», dijo en un video publicado en sus redes sociales.
«Con esta medida buscamos mejorar la posición de los ingresos de los trabajadores. El decreto va a ser publicado mañana y vamos a usar toda la estructura del Ministerio para garantizar que la medida se cumpla», comentó en conferencia de prensa el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. Además aclaró que incluirá primeras y segundas marcas.
«Mañana termina la discusión con los supermercados sobre los temas operativos de la medida y creemos que el impacto puede ser casi inmediato», comentó Sica. Por otra parte estimó que el impacto fiscal será de $10.000 millones y que implicará «reasignar partidas del Presupuesto», en un contexto en que el Gobierno tiene como meta llegar al déficit cero acordado con el FMI.

Gobierno de Chubut