Los coletazos electorales de las PASO hicieron explotar al riesgo país, que trepó un 68,2% a 1.467 puntos básicos, en un “lunes negro” para los mercados. En una jornada de pánico financiero, las acciones y los bonos argentinos se desmoronaron tras la estrepitosa derrota de Mauricio Macri. Además, se disparó el dólar que llegó a operar a $65 y luego retrocedió por intervención del Banco Central. Este martes 13 anticipan otra jornada de extrema volatilidad, y la devaluación ya se transfiere a precios.
El duro golpe que sufrió el oficialismo nacional en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) tuvo consecuencias en el mundo económico de nuestro país. Los mercados reaccionaron con fuertes caídas en la jornada de ayer, el dólar se disparó considerablemente, los bonos también cayeron, y hubo una suba del riesgo país a niveles superiores a los 900 puntos. En el mercado local, el índice S&P Merval se derrumbó casi 34%, liderado por acciones del sector financiero y energía. Algunas llegan a más de 40% de baja.
Además, las acciones argentinas en Wall Street evidenciaron variaciones luego de la derrota del presidente Mauricio Macri en las PASO ante Alberto Fernández, candidato del Frente de Todos. Asimismo, las ADR se derrumbaron hasta 57% y también se desplomaron los bonos.
Loma Negra es la acción que más cayó con 67,3%, seguida de Banco Francés 63,4%; Edenor 61%; e Irsa 60,6%. Asimismo, las acciones del Banco Galicia en el NYSE se precipitan 57%. Para encontrar una baja tan fuerte de esa entidad hay que remontarse a 2002. Otras entidades que caen fuerte son el Supervielle (59,2%); y Macro (56,5). Transportadora Gas del Sur cae 54%; Pampa Energía 43%; y YPF 33%. Mercado Libre se sostiene un poco más con una baja de 12,7%.
Los bonos, por su parte, bajaron hasta 17%, al mismo tiempo que el riesgo país subió 45 puntos y alcanzó las 904 unidades en horas del mediodía. Mientras que el dólar se vendía en algunas casas de cambio y bancos a más de 62 pesos, aunque luego el Banco Central de la República Argentina (BCRA) salió a intervenir en el mercado e hizo que la cotización baje de los 60 pesos por unidad. No obstante, en la City porteña se esperaban unas 48 horas de shock hasta digerir el resultado electoral. Para diciembre, los contratos de dólar a futuro se cierran a más de 72 pesos.

Busca de calma

Apenas comenzada la jornada, y previo a los primeros movimientos en los mercados, Alberto Fernández salió a dar un mensaje en busca de que se mantenga la calma en la plaza local y externa. “A los mercados siempre les digo lo mismo, lo único que tienen que entender es que objetivamente siempre han sacado las papas del fuego somos nosotros, los que siempre pagamos las deudas somos nosotros, los que siempre sacaron al país somos nosotros”, afirmó el ahora candidato a presidente del Frente de Todos.
Mientras tanto, el presidente Macri reunió a su equipo económico en Casa Rosada, en un encuentro que hasta el domingo no estaba previsto. Allí se sentaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el titular del BCRA, Guido Sandleris.

“Culpa del kirchnerismo”

Posteriormente, en horas de la tarde de la víspera, el titular de la Casa Rosada tuvo una reunión con los miembros de su gabinete, en la que se habló de los resultados obtenidos en las elecciones del domingo y del plan para encarar los comicios generales de octubre. Luego, Macri brindó una conferencia de prensa en la que habló de los resultados obtenidos en las PASO y las decisiones que tomó junto a su equipo de trabajo para llegar a las próximas elecciones de la mejor manera.
En su discurso, el mandatario intentó enviar un mensaje de optimismo de cara a las generales de octubre y apuntó contra el kirchnerismo por la respuesta de los mercados de ayer. “Estamos convencidos de que tenemos muchas cosas para proponer todavía. La elección de octubre va a ser una buena oportunidad para demostrar que el cambio continúa”, afirmó.
Además, el Jefe de Estado dijo: “Esta elección es un mensaje y nosotros lo escuchamos. Hay bronca acumulada de todo el proceso económico muy duro que atravesamos. Lo entendemos y estamos acá para seguir trabajando”.
Sobre lo sucedido con el dólar, las acciones y los bonos, el presidente manifestó que ayer “hemos tenido un día muy malo. Las cosas no van a mejorar. El problema mayor que tenemos hoy los argentinos es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad”. “Hay un problema grave entre el kirchnerismo y el mundo. No les confían en lo que quieren hacer otra vez. Tienen que demostrar que van a hacer algo distinto a lo que hicieron antes”, completó el mandatario.
A su turno, el senador nacional y candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, también presente, se mostró en sintonía y sostuvo que “el presidente está en control, esto no terminó. Hay un ejercicio pleno del gobierno del presidente Macri. Acá no hay transición, las elecciones son el 27 de octubre”.
Sobre una posible suba de tasas o una intervención del BCRA, Macri advirtió que aún no hay medidas concretas pero insistió: “La de ayer (por el domingo) fue una mala noticia para los mercados. Ahora nuestras políticas de continuidad están en duda. Por eso digo que el kirchnerismo tiene más responsabilidad que el domingo. La confianza cuesta mucho conseguirla y ellos la dilapidaron durante sus doce años”.

Cuestionamientos de Fernández

Por su parte, Alberto Fernández, candidato presidencial del Frente de Todos, salió a responderle ayer a Macri por sus declaraciones y su postura. Las primeras declaraciones del ex jefe de Gabinete estuvieron vinculados a un posible contacto con autoridades del Gobierno Nacional en medio de un día de fuerte agitación en la economía tras el contundente resultado de las PASO. Al respecto, Fernández aseguró que con Cristina Fernández están «muy contentos» por la resolución de los comicios, al tiempo que le cerró la puerta a un eventual diálogo con el presidente.
“Macri no me llamó en todos estos años, no creo que tenga que llamarme ahora”, expresó el aspirante presidencial al salir del Instituto Patria, donde se reunió con su compañera de fórmula y con el candidato a gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Repercusión en Chubut

Cabe aclarar que los cimbronazos económicos que se vivieron en la víspera impactan directamente en las arcas chubutenses, recordando que la mayoría de la deuda pública que tiene el Gobierno Provincial está atada al dólar, por lo que el salto que tuvo ayer la divisa estadounidense provocó, también, un incremento contundente en el pasivo local.
No obstante, uno de los principales ingresos de Chubut son las regalías que se obtiene por la explotación del petróleo, que también está atada al dólar, por lo que los ingresos también aumentarían considerablemente, aunque actualmente los montos que se pagan por deuda superan a los ingresos por la explotación de crudo.

Gobierno de Chubut