El periodista Daniel Santoro fue procesado este miércoles sin prisión preventiva por el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, por los delitos de «coacción y extorsión en grado de tentativa». El magistrado le trabó un embargo de bienes hasta cubrir la suma de tres millones de pesos.

En la misma resolución, Ramos Padilla dictó la falta de mérito en relación a la acusación que pesaba sobre Santoro de integrar asociación ilícita cuya cabeza visible era el falso abogado Marcelo D’Alessio.

De acuerdo al auto de procesamiento, Santoro fue considerado «partícipe necesario» de los delitos cometidos en perjuicio del ex directivo de la petrolera venezolana PDVSA, Gonzalo Brusa Dovat, y del empresario patagónico Mario Víctor Cifuentes, ambos presuntas víctimas de la organización supuestamente liderada por D’Alessio.

«Daniel Santoro tenía conocimiento de que sus acciones y aportes estaban concatenados con una maniobra ilícita previa, concomitante y/o posterior de espionaje, extorsión o coacción», argumentó Ramos Padilla.