Por Trivia Demir

La primera incógnita y la gran encuesta que fueron las PASO, las develó anoche el propio presidente Mauricio Macri al reconocer la derrota y mandar “a dormir” a todos. Contando el ´final de la película´ antes que termine el filme, (que de hecho aún no había ni comenzado oficialmente por la sugestiva demora en el recuento de votos), el oficialismo simplificó y trató de atenuar la dura derrota que recibió, invitando a todos a “trabajar mañana”.
Le guste o no a Cambiemos, hoy el amanecer mantendrá lo que anoche ya era una pesadilla inexplicable. Lo que hay que ver de ahora en más, son las bajas probabilidades de recuperación que tiene el oficialismo camino a octubre, tras una derrota por más del 14% en las PASO, y la intentona de por lo menos no caer más en los guarismos, por el bien de lo que dejan. Todo esto dependerá no sólo de la campaña que se imponga y del reacomodamiento de votos de las otras fuerzas, sino además y fundamentalmente del escenario económico, que es sobre el que votó ayer el ciudadano de a pie.
Para los expertos, la economía fue el gran punto débil del oficialismo. No llegó a estas elecciones pegándole de frente como se presumía hasta hace tres meses, pero el derrumbe en 2018 de todos los indicadores que marcan el pulso del humor social, hilvanó un escenario complejo para intentar la reelección.
El gran interrogante es cómo van a reaccionar los mercados hoy mismo, qué presión sobre el dólar habrá, y cómo reaccionará el Central ante un eventual aumento de la demanda del billete verde.
En definitiva, el mercado leerá si los argentinos se orientan definitivamente al cambio, y por eso desde hoy y hasta el 27 de octubre, habrá que seguir de cerca las principales variables.

Los tres datos claves

Hay tres datos que marcaron el ánimo: la participación de los votantes en la elección que fue importante (75%), que alguno de los candidatos superara el 40% (“Todos” alcanzó más del 47%) y de cuánto fue la diferencia entre el primero y el segundo (más de 14 puntos porcentuales). Estos dos últimos datos evidentemente claves para comprender el escenario que deparará la vida política de acá a diciembre, y tal vez por eso, ocultados presuntamente por el gobierno hasta última hora.
¿Cuál es el margen con el que especulaba el mercado? Hasta cinco puntos a favor de la fórmula Fernández-Fernández era considerado ´reversible´ por el Gobierno; entre seis y siete puntos se encendía la alerta, y más de ocho puntos directamente leído como ´irremontable´ por el oficialismo. Con una diferencia casi de 14 puntos, ahora la elección ya se consideraría “irremontable”.
Que alguno de los candidatos superara el 40%, era otro indicador fundamental, porque los mercados consideran que ya con eso corría con más ventajas para la general, número que ninguno alcanzó en 2015. En este sentido, el 47, 19% logrado por Alberto Fernández y Cristina Kirchner según datos preliminares conocidos al cierre de esta edición, certificó los temores oficiales.

Las movidas de fondo

El viernes pasado, el Merval subió 8% y el riesgo país bajó 4% por una recompra de bonos de la deuda de Argentina, en lo que se entendió como una expectativa positiva de los mercados sobre los resultados de ayer. En función de los resultados y de lo que el mercado interprete hoy, se verá si habrá más demanda de dólares. Acá caben dos preguntas: si habrá pesos para comprar esos dólares, y si habrá dólares disponibles para ser vendidos.
Los economistas advierten que hay muy pocos pesos disponibles. Por un lado, porque la dolarización hace rato que empezó y, por el otro, porque el Central viene retirando pesos desde octubre del año pasado. Pese a una inflación anualizada del 55%, hay menos pesos dando vueltas en la economía. «El nivel de monetización que tiene la economía es bajísimo, es igual al primer semestre de 2002», explica el economista Fernando Marengo, del estudio Arriazu y asociados. «Nunca hubo tan pocos pesos como ahora», remata.
La monetización de la economía hoy equivale a 13 puntos del PIB, cuando en 2017 era de 17 puntos. Es una caída fenomenal. En las híper del ’89 y del ’91, la monetización bajó al 8%.
Para bajar cinco puntos más la cantidad de efectivo, el Banco Central debería vender unos 15 mil millones de dólares a 46 pesos, cifra que está holgadamente dentro de sus posibilidades. Es decir, quedan pocos pesos disponibles y, lo que aparecería, puede ser abastecido por el Central.
Si aumenta la presión sobre el dólar, el Central tiene tres caminos: seguir subiendo la tasa de interés; seguir interviniendo en el dólar futuro, como viene haciendo hasta ahora, y vender reservas de contado, como el FMI le permitió hacer, con permiso, pero que hasta ahora no hizo.
La tasa de interés acumuló cinco puntos en las últimas 15 jornadas, y cerró en 63,71% el viernes. Todo indica que seguirá el sendero alcista. Es la herramienta para mantener el interés en las Leliq, que controlan la cantidad de pesos que hay en la economía y que, a su vez, garantizan tasas positivas para los ahorristas de plazos fijos. Si aflojan, o suben menos que la expectativa de devaluación del peso, habrá compra de dólares.
Hasta el viernes, el Central llevaba vendiendo a futuro 950 millones de dólares y tiene margen del FMI para vender hasta 6.500 millones hasta septiembre próximo. El dólar futuro garantiza que, a determinada fecha, el mercado obtendrá dólares a los precios que se pactan ahora, con lo que le quitaría volatilidad al verde.
Pero la duda está en si venderá o no reservas al contado, algo que requiere del permiso diario del FMI y de condiciones «disruptivas». Puede obtener el permiso o puede no obtener y vender igual. Acá la respuesta es más política que cambiaria: si el Central cuida reservas, desencadenaría otra crisis y reduciría las chances de que gane Macri. Le dejaría las reservas intactas a la oposición y un tipo de cambio alto, el mejor escenario al que podría aspirar Fernández, que ya anticipó al considerar que «el dólar está atrasado».
Los analistas consideran que, con permiso o sin él, el Central venderá igual. También hay que mirar lo que hará el campo: están los que dicen con que especulará con un dólar todavía más alto para liquidar lo que queda de la soja y lo que vendrá del trigo y están los que dicen que, ante el temor de mayores retenciones de los Fernández, se apurará a liquidar rápido. El Central va a evitar una disparada del dólar y va a vender. Lo que tiene alcanza.

La inflación que viene

El jueves próximo el Indec dará a conocer el dato del índice de precios al consumidor de julio. Se espera una inflación de entre 2,2 y 2,4%, aunque el viernes hubo versiones de que no superará la marca del 2%. Más allá del número preciso, se hilvanaría otro mes de desinflación, luego del pico del 4,7% de marzo pasado.
Igual, la inflación proyectada para el año ronda el 40%. En 2018 fue del 47,6% y estaría cerca del 38,5% de Cristina en 2014, aunque entonces había cepo cambiario, retraso en las tarifas de servicios públicos y combustibles pisados.

Que dejará Cambiemos

El problema es que la desaceleración se viene dando muy lentamente. Es más, en agosto podría frenarse dado el salto del dólar de la última semana, aunque habrá que esperar a ver qué pasa en la segunda quincena del mes.
El otro problema es la recomposición de márgenes que podrían aplicar las empresas: es lo que resignaron en lo peor de la crisis y que ahora, con cierta mejora del consumo, podrían aspirar a recuperar. Es más, hay compañías que no han podido acomodar sus precios al ritmo de la inflación. A junio, la inflación acumula una suba del 22,4 por ciento y el dólar, aun con el alza de los últimos días, subió 20 por ciento.
En cuanto a las tarifas de los servicios públicos, el Gobierno suspendió hasta fines de octubre los aumentos de energía eléctrica que estaban previstos: 4% en mayo y otro tanto en agosto. Para el gas, dejó firme la suba, aunque la dividió en tres tramos (abril, mayo y junio) a los fines de distribuir el impacto en la inflación.
Los combustibles están desregulados, aunque el Gobierno nacional viene dosificando el pase a precios del impuesto a los combustibles, una herramienta marginal en términos de precios, pero contención al fin.
El capítulo más atrasado es el transporte urbano e interurbano, en el que los subsidios oficiales bajaron, pero mucho menos que los destinados a energía eléctrica.
En lo financiero es más complejo todo, afirma desde LPO, el economista Guillermo Laborda. El motivo, son las serias dudas en el exterior por el alto nivel de la deuda pública argentina. Y difícilmente haya definiciones de mayor confianza de los mercados antes del 27 de octubre. El temor en el exterior es que alguien que invierta en deuda de la Argentina, al vencimiento, le den menos dinero, no por tasas negativas sino por una nueva restructuración. Concretamente las miradas se centran en los vencimientos de deuda del 2021, es decir que desde el 10 de diciembre habrá que trabajar gane quien gane en ello. La situación es ´manejable´, pero hay que manejarla, insiste Laborda.
A la par, nada se resuelve con uno u otro lado de la grieta en soledad, desde lo político. Porque tal como advirtió el analista Zuleta Puceiro, “hay una victoria clara de la oposición, pero gane Macri o Fernández se viene un sistema como sucede en Brasil, con un presidencialismo de coalición que implica pactar ley por ley. Eso se viene cualquiera sea el resultado: un gran empate legislativo”. Habrá que ver…

Fuentes: NA, LPO, IP, propias