La capital de la provincia sigue sumida en una profunda crisis institucional, con un estado municipal paralizado hace cuatro semanas. En un intento por frenar una ola de rumores sobre una posible salida anticipada de Rossana Artero, la intendente salió a negar las versiones y aseguró que resistirá. “No voy a dar un paso al costado. Yo voy a terminar mi mandato porque fui electa por la mayoría del pueblo de Rawson”, desafió la ingeniera que la semana próxima deberán enfrentar una interpelación del Concejo. Le quedan cuatro meses de gestión, después, el 10 de diciembre accederá a una de las cómodas poltronas de la Legislatura.