El ahora candidato a diputado nacional de Chubut por Juntos por el Cambio, Ignacio Torres, hizo ayer un balance sobre los resultados de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que se celebraron el pasado domingo en todo el territorio nacional y donde quedó posicionado como el segundo aspirante más votado de cara a la carrera para ocupar una banca en la Cámara Baja del Congreso de la Nación.
En dichos comicios, el aspirante del PRO fue el más votado de los que participaron de la interna del oficialismo nacional, superando al precandidato de la Unión Cívica Radical, Eduardo Conde. En total, Juntos por el Cambio fue la segunda fuerza política más votada, con el 22,58% de los sufragios (67.482 votos). De este total, Torres obtuvo el 61,73% (41.663), mientras que el actual diputado provincial llegó al 38.26% (25.819).
De esta manera, Santiago Igón, del Frente de Todos, fue el más votado de todos los aspirantes, mientras que el segundo puesto ahora se discutiría entre Torres y Eduardo Béliz, que fue el precandidato con mayor respaldo en las urnas de Chubut al Frente, espacio que fue con boleta corta y no tuvo arrastre de ninguno de los precandidatos presidenciales.
Al respecto de esto, Torres hizo un balance de la posibilidad de quedarse con el segundo puesto en los comicios generales de octubre, lo que lo depositaría en la Cámara de Diputados de la Nación. “Eso es hacer futurología. El que gana no necesariamente se va a quedar con dos bancas. Si los resultados se plasman exactamente igual sería 2-1 (para el Frente de Todos)”, indicó el referente del PRO, al mismo tiempo que indicó que el sistema D’Hont, que se utiliza para estos comicios, podría provocar que el Frente de Todos, Juntos por el Cambio y Chubut al Frente metan un diputado nacional cada uno. “Ha habido mucho corte de boleta, por lo que creo que puede pasar cualquier cosa”, afirmó Torres.
Sobre la posibilidad de dialogar con Igón, el aspirante del Frente de Todos, para aunar criterios de cara a las generales de octubre, el candidato de Juntos por el Cambio indicó que “es necesario sentarse, al margen de las diferencias que puedan haber y las posiciones antagónicas y doctrinarias, somos chubutenses y todos queremos lo mejor para la provincia. Hay que ponerse de acuerdo en puntos estratégicos”. “Incluso, creo que pueden ser más las coincidencias que las diferencias en materia productiva para la provincia o en una eventual agenda de desarrollo. Seguramente nos vamos a reunir, pero tiene que ser una mesa de trabajo y no reunirse para ver cuándo te reunís de vuelta por la foto”, agregó Torres.
Por último, el aspirante a la Cámara Baja del Congreso de la Nación se refirió al triunfo de Alberto Fernández sobre el presidente Mauricio Macri. “A mí realmente me preocupa mucho que no podamos terminar de consolidar un esquema de gobierno que nos lleve a ser un país normal. Me parece que volver al pasado, a la demagogia, a la corrupción, al populismo, sería gravísimo para todos los argentinos.”, remarcó, puntualizando que con “normalidad” se refiere a un país que tenga acceso a créditos, que pague las cuentas y en donde no haya corrupción.
“Haciendo un análisis objetivo y sin ser especialista en el tema, creo que hubo una atomización del voto en sectores que naturalmente deberían verse reflejados dentro de la coalición ‘Juntos por el Cambio’, como es el caso de Espert o de Centurión. Cuando uno suma esos votos, son cuatro a siete puntos que nos dejarían dentro de un eventual balotaje. Ese es el escenario que veo a octubre”, concluyó.

Gobierno de Chubut