Por Trivia Demir

El golpazo que se pegó Cambiemos en las PASO tuvo un sinnúmero de lecturas, pero pocas le dieron tanto en el centro emocional como el análisis breve del politólogo Zuleta Puceiro: “La propuesta política del Gobierno tuvo un rechazo contundente, pero también se votó contra la soberbia”, afirmó. Agregó que “Lo económico fue un factor, pero también fue un voto contra el maquillaje y la soberbia”. “El Frente de Todos ganó en todas las provincias, con excepción de Córdoba, ganó en todas las provincias, en todos los sectores económicos y sociales y en todos los grupos de edad”, remarcó.
Al respecto, agregó que “el Gobierno interpretó que había inaugurado una nueva época y que era irreversible y que nunca se iba a volver el populismo, como decían ellos”. “El mensaje es clarísimo no tanto a favor de los que han ganado, sino el no a más de lo mismo y más rápido”, explicó y sostuvo que “ahora tendrán que concertar, hacer cosas que tengan sentido para todos y enfocar el largo plazo”.
Seguidamente, sobre la cuestión económica, señaló que “ahora los mercados van a reaccionar, hay acciones que bajaron un 25% una situación nunca vivida en la Argentina. Esto es mucho más que una encuesta, ha sido una elección trascendental”
“El ciudadano tiene el derecho asustado, si el Gobierno no defiende el tipo de cambio para proteger los salarios de la gente y producción y deja de lado la economía especulativa, se puede terminar en una hiper inflación”, advirtió Zuleta Puceiro.
Macri sólo logró obtener la victoria en la Ciudad y Córdoba. El kirchnerismo logró triunfos claves en el centro del país e incrementó su intención de voto en el norte y el sur. En 22 provincias sobre 24, lo que es un dato abrumador en términos de posibilidad de gobernabilidad sin un acuerdo federal.
En ese marco, el columnista afirmó sin titubeos que ahora “la fuerza de lo que viene está en los gobernadores”.

Arcioni, expectante

Con la provincia literalmente parada, sin clases y con los agentes del estado en pie de guerra, Chubut miró atentamente el despliegue de las PASO, más con expectativas nacionales que interna, más allá de que catorce municipios definían una proyección de lo que podría ser sus nuevos conductores a partir de octubre próximo. Pero es que si no se acomoda la cabeza, difícilmente se pueda ordenar el resto del cuerpo, analizan los miradores de coyuntura. Y para eso, los pasos que dé el gobernador Mariano Arcioni son cruciales. En la práctica, el descalabro financiero que se dio post elección y por la que mucha más de la mitad de la argentinidad se aterró pero otra festejó, le trajo alguna esperanza a Arcioni que busca multiplicar ´los panes y los peces´. Más allá que el desenlace político lo dejó contento, pero alerta.
Es que luego del flirteo y posterior definición de Sergio Massa para el kirchnerismo con la adhesión implícita de Arcioni, sin mucha explicación en el medio, por ahora la jugada le salió bien al chubutense viendo los resultados de este domingo en todo el país. Y localmente tiene para mostrar, aunque para ello se deba subir a un ´caballo ajeno´ como ´Todos´, un sello que en Chubut hasta junio le pertenecía a su contrincante Carlos Linares. Tanto que este variopinto Frente, casi tomado por asalto por Arcioni, ganó por más del 50% también en Chubut, con lo que hay algo para mostrar si se quiere. Por supuesto no pasó lo mismo con Chubut al Frente, el sello que territorialmente le dio la reelección pero que ahora lo consideró un ´salvavidas de plomo´ visto los resultados de las primarias, donde por ejemplo su delfín Martín Buzzi perdió casi por 20% frente al mas votado para ser el próximo intendente de la ciudad más importante de la provincia, Comodoro Rivadavia que eligió por mayoría a Juan Pablo Luque.

La difícil pertenencia

Más allá que el propio Alberto Fernández no tenga muy claro de que provincia es Arcioni, y que hasta se haya dejado emboscar por la selfi de Buzzi avalándolo públicamente, tarde o temprano las aguas proselitistas se aclararán en la gestión, y lo reconocerá.
Y con todo esto, está dicho que la posición de Arcioni no es para nada cómoda, por tratarse de un ´reconvertido´ de última hora, tal como le pasó a Martín Buzzi en su momento, con el consiguiente padecimiento de no-pertenencia que lo confinó a la postergación de los repartos nacionales sistemáticamente. En esa línea Arcioni viene de ocupar la vice del fallecido Mario Das Neves, un enemigo íntimo del kirchnerismo durante más de una década; y después viene apadrinado por Massa, un ´recuperado´ circunstancial y electoral que hay que ver en que deriva. Todos factores que afectarán a la hora de sentarse en la mesa grande nacional, cuyas patas van a comenzar a serruchar los propios peronistas territoriales si no logra antes un ´sincericidio´ interno. Léase algunas ´tareas para el hogar´ e integración concreta que le encargaron el mes pasado, y que el escribano decidió descartar de plano en principio.
Pero por ahora y como dicen los que más saben, ´Alberto no es Cristina y Arcioni no es Buzzi´. Y el escenario mayor cambió de plano después de estas primarias.
Un dato llamativo fue el tibio pronunciamiento a título personal de Arcioni para con el futuro presidente, Alberto Fernández, al saludarlo por redes sociales. Fuera de eso, el gobernador se cuidó de no emitir un posicionamiento oficial sobre el triunfo del peronismo a nivel nacional.

Buscando la “concertación”

Tal como hizo previo a las elecciones provinciales, todo indica que Arcioni buscará un ´rejunte´ de voluntades. Porque tiene claro que la actualidad provincial ´no tiene destino en lo humano´ sino recoge piola y replantea un gobierno tal vez no ´de coalición, pero si un poquito más democrático y plural.
Ayer mismo con los resultados de las PASO calentitos sobre la mesa, se reunió con su vicegobernador electo Ricardo Sastre. Y si bien los detalles domésticos de esa cumbrecita se guardaron bajo siete llaves, se sabe que hubo pase de facturas ´con intereses´ por el modo unipersonal de asumir el triunfo electoral que tuvo el comodorense hasta ahora, pero en el marco de un evidente fracaso de gestión. Un cónclave que sirvió para anticipar una radiografía de la realidad política descarnada, de no lograr consensos rápidos internos y voceros legitimados dentro del núcleo duro k, independientemente de las ilusiones de integración que pueda conservar Massa.

Perspectivas de ´guita´

Entre tanto, y lo más importante tal vez es que la caja provincial sigue en ´rojo´, aunque puertas adentro el Ejecutivo ya anda contando plata de la que vendría por la emisión de Letras que le autorizó el Central la semana pasada. Es que la emisión le permitiría un poco de respiro hasta diciembre, cuando asuman las nuevas autoridades nacionales y la gestión provincial. Aunque no convenga tanto bajo el escenario de la disparad del dólar de ayer, que cerró a $53, con una suba de $7,69 en la jornada, cuando el viernes había cerrado a $45,31, e incluso que llegó a registrar una suma de $11. Con esta ´ola verde´ según analistas económicos, el disponible de FUCO (Fondo Único de Cuentas Oficiales) aumentó unos $1.744 millones, casi el monto aproximado que se esperaba tomar en Letras la semana pasada, por lo que sería ´en balde´ tomar ese endeudamiento en un contexto de tasas súper altas (ayer la tasa de caución a 8 días estaba en 140% TNA y la tasa de leliq en 74% TNA, o sea 10 puntos porcentuales más que la última licitación).
Además advierten los que saben, “si se coloca Letra ahora, en diciembre el gobierno de Chubut va a tener una acumulación de vencimientos insostenible entre salarios, aguinaldos, vencimientos de deuda, vencimientos de Letras, más intereses de deuda”. Pero ¿quién está pensando esta realidad económico-financiera de Chubut? No se sabe, y probablemente que así, integralmente nadie.
Con la renuncia del ministro de Economía, Luis Tarrío la semana pasada, no hubo aún anuncios oficiales de quien tomará el timón del “Titanic” para atravesar las aguas turbulentas de los casi cinco meses que quedan. Por supuesto que el ´negocio´ financiero ya está blindado y es lo que marcha sobre ruedas a partir de la incorporación de Oscar Antonena como subsecretario de Coordinación Financiera del Ministerio de Economía, pero no hay cabeza administrativa integral aún oficializada, aunque sonaría fuerte por estas horas el nombre de otro “palar negro”, el comodorense Diego Touriñán, que cumplió funciones en Hacienda durante la gestión de Néstor Di Pierro.
La urgencia de una definición es lo que se dice extrema, por el desbarranque operativo que tiene hoy la provincia, donde el peor de los escenarios aún está por venir, probablemente de la mano del parate inminente de los otros dos poderes, Legislativo y Judicial. En ese marco, el propio Arcioni ratificó este fin de semana que se volvía al pago ´escalonado´, cuando hasta el viernes se había programado un plan porcentual para todos los poderes del Estado. Y pese a las ganancias de FUCO por la multiplicación del dólar, el primer escalón y pago de salarios recién se transitará el próximo 16 de agosto. Un escenario a todas luces impredecible. Habrá que ver…

Fuentes: NA, LVI, AF, MECH, propias