Esta semana, un grupo de trabajadores denominados “controladores nocturnos” participaron de una reunión en el Concejo Deliberante, en la que solicitaron que se consolide, en Puerto Madryn, la sede local del Sindicato de Trabajadores de Control de Admisión y Permanencia de la República Argentina (SUTCAPRA).
Dicho gremio nuclea a los empleados que, según la Ley 26.370 sancionada en 2008, llevan adelante “aquellas tareas en relación de dependencia que tienen por finalidad el cumplimiento de las condiciones objetivas de admisión y permanencia determinadas por los titulares de los establecimientos o de eventos cuya actividad consista en la organización y explotación de los mismos”, es decir, en “espectáculos musicales, artísticos y de entretenimiento en general, que se lleven a cabo en estadios, clubes, pubs, discotecas, bares, restaurantes y todo otro lugar de entretenimiento de público en general”.
Los trabajadores fueron recibidos en la Comisión de Gobierno, presidida por Enzo Terrera y que contó con la presencia de los ediles Juan Duarte, Franco Albanesi, Claudio Tortoriello, Andrea Moyano, Mario Méndez y Claudia Bard.
La situación de los empleados de dicho segmento dista de ser ideal: según indicaron varios de ellos, que suman casi medio centenar, el gremio “elige a dedo quién trabaja”, por lo que ahora exigen que haya un listado de todos ellos en la Secretaría de Trabajo, “para que pueda ser consultado ahí y no que lo decida el sindicato”.
Tras reunirse con concejales y dejar expuesta la precaria situación en la que se encuentran, uno de ellos fue amenazado por quien aparentemente sería el hermano de la delegada sindical, que le advirtió que le iba a “romper todos los huesos” cuando lo cruzara.

“Queremos trabajar sin presión”

Concretamente, durante la reunión, los trabajadores “exigimos que se conforme de una vez por toda la delegación Madryn de SUTCAPRA, que tiene que ver con los controladores nocturnos de admisión y permanencia en boliches, salones de eventos y los que requieran de seguridad”, señaló uno de los empleados, agregando que el encuentro “fue positivo porque va a haber una reunión con Luis Báez, subsecretario de Protección Ciudadana municipal, y también se hará una nota de presentación a la Secretaría de Trabajo, para que todos podamos estar inscriptos y, de ahí, regularizarnos con un Registro Único (RU), de modo que estemos avalados y podamos trabajar libremente, sin presión de la delegada, Sara Jara, y también ante los controles de permanencia, ya sean del Municipio u otros organismos”.

Exigen mejor formación

Por otro lado, sostuvo que “al tener el Registro Único, vamos a poder tener un acceso más a los cursos, por ejemplo de RCP, manejo de Recursos Humanos, así como también trabajar en lo referido al Apto Psicológico, poder acceder a un registro o certificado de conducta y, a su vez, coordinar charlas de seguridad conjuntamente con el Municipio, la Secretaría de Trabajo y demás; es decir, todo lo que un gremio tiene que hacer cuando tiene agremiados”.

Piden un registro de controladores

La situación planteada por los trabajadores no es menor: tiene que ver con estar registrados de manera adecuada en base a la labor que desempeñan, cuando en muchas ocasiones, bares, pubs y boliches bailables de la ciudad emplean de manera irregular o “en negro” a personal de seguridad, que no se encuentra resguardado ante ningún tipo de seguro y termina expuesto a situaciones como grescas, enfrentamientos e incluso ataques.
Al día de hoy “tenemos un sindicato que dice representarnos, famosamente llamado ‘SUTCAPRA’, el cual no nos representa como trabajadores nocturnos, no tenemos ningún tipo de capacitación o representación gremial, tenemos últimamente una persecución gremial y, lamentablemente, estamos sufriendo estas falencias que tiene el sindicato y nos está poniendo en peligro a la hora de trabajar”, manifestó otro controlador nocturno.

Un gremio virtual

Consultado sobre el “peligro” advertido por parte del gremio, apuntó “a los delegados gremiales que pertenecen a ese sindicato, los cuales nos quieren cobrar ‘cosas extra’ para poder trabajar y eso nos pone a nosotros en un planteo de renunciar, o literalmente no poder trabajar”.
En esta línea, advirtió que “violando la ley de trabajo, nos están limitando para poder trabajar” y explicó que “la mayoría somos empleados de distintos boliches, como así también de salones de eventos y, donde sea que nos llamen, trabajamos; algunos en relaciónn de dependencia, otros como monotributistas y sociedades, y otros para boliches ‘en blanco’”.

Unos 50 empleados en situación irregular

Otro trabajador especificó que “somos unos 47 los que hemos firmado la nota presentada en el Concejo Deliberante para que nos reciban, lo cual agradecemos” y agregó que “nos dieron buenas respuestas, y lo que pedimos es regularizar la situación de los controladores, que haya un listado como debe haber en la Secretaría de Trabajo, no en el sindicato, y gestionar el tema de las capacitaciones, que tienen que existir”.
Además, remarcó que “gracias a los concejales que estuvieron con nosotros, ellos gestionarán la reunión con el subsecretario Báez, de cara a lograr la regularización del trabajo que estamos haciendo a la noche”.

Contratan su propio seguro de vida

En relación a las capacitaciones que exige el casi medio centenar de empleados nocturnos, sostuvo que “tales como RCP, primeros auxilios, cómo manejar distintas situaciones que se generan durante la noche, aspectos legales; hay un montón de cosas que algunos, o la mayoría, las saben por experiencia y por haber estado mucho tiempo en este trabajo y lo practican, pero necesitamos una capacitación y que ese listado esté en la Secretaría de Trabajo”, para que “si alguien tiene algún evento o trabajo para realizar, vaya a dicho organismo y diga cuántos controladores necesita, y que no sea ‘a dedo’ como ahora lo maneja el sindicato”.
Preguntado sobre si cuentan, actualmente, con obra social y si realizan algún tipo de aporte, otro controlador precisó que “tenemos un seguro de vida que lo hacemos de parte privada para poder trabajar en la noche; vamos a una aseguradora y contratamos un seguro para poder estar un poco más tranquilos, lo cual de hecho debería venir por parte del sindicato; sin embargo, ellos no lo cobran aparte, y no debe ser así, por eso decidimos por nuestra parte hacerlo privado y capacitarnos, dado que el sindicato no lo hace”

Capacitaciones por cuenta propia

En esta línea, relató que “a veces, nos acercamos al CEPA (por el Cuerpo de Evacuación y Primeros Auxilios), a distintas entidades que dan capacitaciones sobre primeros auxilios y demás, y decidimos capacitarnos por cuenta propia” y, sobre la respuesta de los concejales en la reunión de la Comisión de Gobierno, contó que “se comprometieron a una reunión con el secretario Báez para aclarar algunas cosas, y encarar de acá en adelante un trabajo conjunto con el Municipio y con la Secretaría de Trabajo; también, se planteó la reunión con esta última para comentar nuestra situación y que, desde ahí, vean cuáles son las acciones que van a realizar”.

Amenazas

En un audio que se viralizó rápidamente y que fue enviado a uno de los controladores nocturnos que participó de la reunión, el hermano presuntamente de la delegada, arremetió contra el trabajador, advirtiéndole que le iba a “romper los huesos”.
“¿Por qué no venís y me lo decís en la cara? Nos encontramos donde vos quieras y hablamos. Si vos sabías todos los cursos que había, si no fuiste fue porque no quisiste, pel…; denunciame y te voy a romper los huesos adelante de todos, ¿te pensás que te tengo miedo? Yo no soy mi hermana, bol…; mostrale los audios a los ‘milicos’, no me calienta. Pero vení a hablar conmigo, esperame donde quieras y yo voy, hablamos mano a mano. Si no, te voy a encontrar el sábado en Cleopatra. Sos un cobarde y traidor, Ya nos vamos a encontrar, quedate tranquilo”, amenazaba el sujeto en el escalofriante audio, agregando que “vas a tener que ver a la abogada de la paliza que te voy a pegar yo a vos, pel…”.

Municipalidad de Puerto Madryn