El conflicto de los estatales de Chubut continúa profundizándose y no hay signos que la protesta se disipe, más bien todo lo contrario. Ayer, auxiliares de educación iniciaron una huelga de hambre en la sede del ministerio que está tomado hace una semana. ATE realizó un piquete en Arroyo Verde con un abrazo simbólico con pares rionegrinos en el límite de las dos provincias. En el marco del Día del Maestro, hoy realizarán un «Escuelazo» con marchas docentes y ollas populares en diferentes ciudades.
Hace ya una semana que un grupo de empleados de la Administración Pública de Chubut, encabezados por auxiliares de la educación, arrancaron con una toma pacífica en la sede del Ministerio de Educación. Ahora la novedad es que a partir de la víspera arrancaron una huelga de hambre, a la espera que desde el Poder Ejecutivo de la Provincia atienda a los planteos presentados días atrás.

La tensión no cede

Los reclamos son diversos, pero principalmente protestan por el cobro de un porcentaje del retroactivo correspondiente al mes de junio y julio de este año. Vale recordar que esta medida anunciada ayer se da en el marco de un paro de actividades por parte de los auxiliares y la toma pacífica del edificio, lo cual fue cuestionado por parte del Poder Ejecutivo, ya que aseguran que así no pueden realizar los trámites administrativos correspondientes a dicha repartición.
Al respecto, Gustavo Kheler, uno de los auxiliares que ayer arrancó con la huelga de hambre en el Ministerio de Educación de Chubut, dialogó con El Diario sobre la situación que están viviendo y aseguró que la medida se llevará a cabo hasta que tengan una respuesta favorable por parte de alguno de los referentes del Poder Ejecutivo provincial, algo que no ha sucedido hasta el momento. En este sentido, Kheler también desmintió las versiones impulsadas por distintos ministros que aseguraban que estaban en permanente diálogo con los auxiliares que estaban tomando el Ministerio, asegurando que nunca obtuvieron ninguna respuesta por parte de ellos.

Mantienen los reclamos

“Los que nos llevó a esto es la situación que es de público conocimiento. La promesa de cobrar el 50% del incremento no fue real, porque cobramos un 25% correspondiente al mes de junio recién. La situación es insostenible económicamente para los que somos los auxiliares de escuelas y administrativos”, indicó el auxiliar de Educación que ayer dialogó con este medio.
Al hacer referencia a la serie de reclamos que le presentaron al Poder Ejecutivo, Kheler explicó que los mismos consisten en el pago en tiempo y forma de los haberes en el pago total de los aumentos firmados en el mes de marzo. También se protesta por la infraestructura de los establecimientos educativos: “Tenemos una escuela en Rawson que se hundió y que la tenemos con una ocupación pacífica por parte de los chicos. Tenemos escuelas que no tienen calefacción y donde el agua sale en pésimas condiciones”.
Al ser consultado sobre lo que esperan por parte del Gobierno Provincial para finalizar con la huelga de hambre, sostuvo que lo primero que necesitan es que el ministro de Educación, Paulo Cassutti, o “alguien de la plana política” “se acerquen a hablar con nosotros porque acá no se hizo presente nadie”.
“Vamos a seguir hasta que se pueda dialogar. Nosotros llegamos a la medida de la huelga de hambre luego de asesorarnos con médicos, quienes nos afirmaron que estamos atentando contra la salud personal”, consideró quien es uno de los representantes de los auxiliares de Educación.
Por último, Kheler pidió transmitirles a todos los auxiliares de escuelas y auxiliares administrativos a “bajar las banderas personales”. “Pedimos bajar las mezquindades personales y acompañar la lucha porque somos compañeros en una situación muy delicada y que es insostenible”, concluyó.

Judiciales continúan con las medidas de fuerza

En el transcurso de esta semana retomaron los paros de actividades en la mayoría de las áreas de la Administración Pública de Chubut, como consecuencia de la nueva demora en el pago de haberes. Así, tal como se había anunciado con anterioridad, el Sindicato de Trabajadores Judiciales de Chubut (SiTraJuCh) convocó a un paro y a la retención de servicios hasta que cobren sus sueldos todos los empleados del sector. En tanto, en la mañana de ayer realizaron una manifestación en los Tribunales de la localidad de Comodoro Rivadavia y luego marcharon hacia el Hospital Regional, donde se sumaron a una manifestación que se desarrolló allí.
Los trabajadores del Poder Judicial se concentraron cerca del mediodía en las escalinatas de ingreso de Tribunales de la ciudad petrolera, donde también se sumaron los auxiliares de la educación.
Al respecto, José Luis Ronconi, secretario general de SiTraJuCh aseguró que hay un paro total del sector enmarcado en una jornada nacional de lucha. “Se complica todo, para nosotros sería más fácil estar en la oficina, los responsables de esta situación son (Mariano) Arcioni y (Federico) Massoni”, afirmó Ronconi en una entrevista con ADN Sur, al mismo tiempo que agregó que “hoy no pueden garantizar salud, educación, justicia ni salarios”. Al ser consultado sobre la continuidad de la medida, el referente gremial de los judiciales indicó que el paro será durante toda la semana, con movilizaciones.

“Abrazo patagónico” de estatales en el límite de Chubut y Río Negro

Dirigentes y militantes se la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) se encontraron este martes por la mañana en un «abrazo simbólico» en Arroyo Verde, el punto geográfico que marca el límite entre ambas provincias.
El encuentro se da en el marco del paro nacional que ese gremio en el marco de la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA) comenzó a las 0 de este martes en demanda de “la inmediata reapertura de las paritarias y la reincorporación de los despedidos”, entre otros reclamos.
El secretario general de la seccional Puerto Madryn de ATE, Roberto Cabeda, explicó que “nosotros viajamos desde Chubut y nos encontramos con compañeros de Río Negro para simbolizar en un abrazo la lucha que nos une a todos los trabajadores patagónicos que pasamos por los mismos problemas”.
“Por eso lo llamamos un abrazo patagónico, porque de esto se trata, de manifestar que lo que le pasa a los compañeros desde Tierra del Fuego a Río Negro es lo mismo, son reclamos en común, las mismas carencias desde lo laboral y lo salarial”, explicó Cabeda en diálogo con Télam.

Gobierno de Chubut