La concejala del FPV en Puerto Madryn, Claudia Bard, analizó la situación provincial y el conflicto de trabajadores estatales, sobre lo cual planteó que “hay mucha incertidumbre” y que el escenario se encontraría en un “callejón sin salida”.
Al mismo tiempo, reconoció que “si bien lo advertimos incansablemente desde el año pasado, cuando había pago escalonado y no hubo clases por 180 días, pero el mensaje no llegó a la gente”.
En este sentido, Bard planteó que “es lamentable y triste lo que está pasando; hace prácticamente dos años que, en el recinto, venimos adelantando y hablando del tema de la falta de presupuesto para reparar las escuelas y la problemática edilicia que había, creo que esa fue la primera gran cuestión que nadie atendió” y reconoció que “a veces, en los recintos legislativos, cuando uno es minoría, simplemente lo que puede hacer es exponer y tratar de visibilizar la situación, sin herramientas para tomar cartas en el asunto”.
Además, recordó que “en ese momento, nosotros citamos tanto a la ex titular de la cartera de Educación provincial (por Graciela Cigudosa) como al actual (pasando por De Bella), para que justamente tomaran conocimiento de primera mano sobre lo que estaba sucediendo en los establecimientos”.

Incertidumbre

Luego, sostuvo, “vino la debacle de todo lo que implica la situación provincial actual del pago escalonado y la incertidumbre que hay”, sumando a ello que “creo que, obviamente, la conducción política actual de la provincia es responsable de la falta de previsibilidad que hay sobre la situación; no se les explica a los docentes o al empleado público en general si esto es una cuestión de meses, de un año, de un mes, dos o tres, como para que puedan ver la salida de la situación; pero hoy, la gran cuestión es la incertidumbre que genera todo esto, nadie sale a decir específicamente qué está pasando y qué va a suceder hacia adelante”.

“Las grandes víctimas son los chicos”

“Como autoridad del partido (por el PJ)”, continuó Bard, “hemos hablado mucho con los diputados provinciales y ellos han citado a titulares, tanto de la cartera de Hacienda como de Economía y Educación de la provincia, para ver a largo plazo cuál es el escenario y por ahora no hay respuestas concretas, más que atravesar este momento”.
En una eventual solución al conflicto de los estatales, los alumnos habrán transcurrido prácticamente tres meses sin ir a las aulas: “Los grandes perjudicados y las grandes víctimas de todo esto que está pasando son justamente los chicos, que quieren asistir a clases y hoy no pueden ir. Entiendo la posición de los docentes de luchar por sus derechos y la falta de pago”.

Revertir la situación a tiempo

Ello, “de alguna manera enseña a los chicos”, manifestó, remarcando que “considero, sin embargo, que actualmente debería haber una gran concertación desde lo político, gremial e institucional, entre otros sectores, justamente para conversar esos temas y ver de qué manera se podría solucionar; si el año que viene, fijando otros horarios escolares, se podrá recuperar el tiempo perdido, por ejemplo, porque la falta de previsibilidad en lo que queda del año es lo que produce que esta situación pueda transformarse en algo irrecuperable”.
La edil refirió que “si hoy pudiera haber una concertación a partir de la cual los docentes pudieran volver a las aulas, tal vez hasta podría recuperarse tiempo perdido de los alumnos y podría revertirse la situación; pero, si seguimos en este camino, va a ser muy complejo y la responsabilidad le cabe a quienes dirigen los destinos de la provincia, desde lo legislativo como lo ejecutivo, las autoridades hoy en funciones y las electas, también”.

Un “callejón sin salida”

En relación a esto último, mencionó que “de alguna manera, tienen mucha injerencia en lo que va a pasar para adelante y en esta cuestión de la previsibilidad; quienes son funcionarios electos tienen mucha responsabilidad en el tema”.
Consultada sobre si se trata de un problema económico, institucional o político, sostuvo que “es una mezcla de todo, por eso estamos en este callejón sin salida; si fuera sólo económico, hablando de números probablemente se podría solucionar, pero nosotros tuvimos como provincia unas elecciones adelantadas sin ningún motivo; hablamos hasta el hartazgo de esta situación, de lo que había pasado el año pasado con 180 días sin clases y que los números de la provincia indicaban que eso se iba a repetir; y en ese momento, se firmaron paritarias que nosotros, desde la oposición y viendo los números de la provincia, sabíamos que eran imposibles de cumplir en este contexto”.

“Sabían que no iban a cumplir”

Sin embargo, aclaró que “esto no quiere decir que los estatales no lo merezcan, sino que cualquiera que viera los números daba cuenta de que era irrisorio lo que se estaba planteando; entonces, nosotros planteamos que hay una cuestión política porque se ganaron unas elecciones en base a promesas y acuerdos que sabían que no iban a poder cumplir; en ese sentido, lo que pasó a nivel provincial fue una gran estafa al pueblo chubutense”.
En la misma línea, la concejala puntualizó que “hoy, las autoridades que fueron electas en esos comicios tienen que responder respecto de las consecuencias y de lo que hicieron para llegar a obtener la victoria en las elecciones; creo que la gente, después, de alguna manera lo facturará en futuras elecciones, hay que ver qué pasa, falta mucho tiempo; pero también me parece que hay que hacer un ‘mea culpa’ sobre por qué nosotros no fuimos una opción potable que la gente pudiera elegir”.

Sin soluciones a la vista

En relación a ello, la edil analizó que “era muy difícil luchar contra un aparato que hacía este tipo de promesas y firmaba este tipo de acuerdos, sabiendo nosotros que no lo iban a poder cumplir, pero entendemos que la gente creyó en eso y, como en algún momento pasó a nivel nacional, fuimos los ‘relatores’ de lo que iba a pasar más adelante, la gente no nos escuchó; no creo que sea culpa de la gente sino de la comunicación nuestra de alguna manera, repetimos incansablemente lo que veíamos en la provincia y en un montón de pueblos que no tenían luz durante un montón de horas del día y la noche, y nos parece que para todas esas cuestiones de infraestructura y escuelas, por citar algunos ejemplos, no había soluciones ni actuales ni a corto o largo plazo, no había una planificación”.
Finalmente, Bard contó que “tuve la oportunidad de recorrer la provincia y lo vi claramente en un montón de cuestiones de infraestructura, y sin embargo no pudimos transmitirlo; lo hicimos de una manera que, evidentemente, no fue escuchado por la gente” y comentó que “hay un ‘mea culpa’ respecto de eso, pero creemos que tiene que ver con cómo nos vamos constituyendo como sociedad”.

Municipalidad de Puerto Madryn