Los jueces del juicio oral por la causa “Embrujo”, los fiscales, querellantes y defensores, recorrieron las propiedades inmobiliarias y observaron los vehículos secuestrados en el marco de la investigación que tiene a 12 imputados sentados en el banquillo de los acusados.
La llamada inspección ocular fue pedida por los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez e incluyó una recorrida por Trelew y Rawson, finalizando en Playa Unión. El objetivo de los investigadores fue que los jueces Marcela Pérez, Ricardo Rolón y Alejandro Soñis observen de manera directa y dimensionen los bienes que habían adquirido algunos de los integrantes de la asociación ilícita investigada.
La recorrida se inició por la chacra que el imputado Diego Luters adquirió en nombre del grupo en una zona aledaña a la planta de toma de agua que la Cooperativa de Puerto Madryn posee en el Río Chubut a su paso por la zona sudeste de Trelew. Continuó luego en la observación de dos terrenos que se habían adquirido en el barrio San Benito 2.
Inmediatamente la comitiva integrada por patrulleros, vehículos oficiales del Poder Judicial del Chubut y autos particulares, se dirigió a la ciudad de Rawson para observar el edificio que una de las empresas conformadas por los imputados, construía un importante edificio de consultorios cuya obra se paralizó al percatarse el grupo que estaba siendo investigado y que eran inminentes las primeras detenciones.
Posteriormente y de a pie se dirigieron a la Jefatura de Policía del Chubut, en pleno centro de Rawson, donde se hallaban estacionados los vehículos secuestrados. Inmediatamente el grupo partió hacia Playa Unión, para observar la vivienda de dos plantas, importante quincho, pileta y jacuzzi construida aledaña a tres departamentos de alquiler.
La audiencia proseguirá el próximo martes, día en el que se prevé declaren dos testigos más de interés para los defensores y se exhiba la prueba documental reunida por los fiscales investigadores.

Escuchas incriminatorias

Con marchas y contramarchas por dificultades en el audio de la reproducción de la declaración realizada por Diego Luters en septiembre del año pasado, continuó la exposición de pruebas por parte de los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez en el juicio oral por la causa “Embrujo”.
Los problemas técnicos llevaron a las partes y los jueces a definir si se tenía en cuenta solo el audio o se reproducía la filmación que queda como registro soporte en cada una de las audiencias. La declaración de Luters se prolongó por poco más de dos horas en la continuidad del juicio que comienza a atravesar la etapa final en cuanto a las pruebas testimoniales y la inspección ocular en las propiedades adquiridas por la asociación ilícita investigada.
Con su declaración Luters intentó aliviar su situación, pero comprometió más la situación de quien es considerado para los fiscales el “cerebro” de esa asociación ilícita. Además, reforzó con datos concretos la hipótesis de los fiscales respecto de la forma y el mecanismo usado para hacerse de fondos públicos mediante la creación de empresas y las posteriores acciones para lavar el dinero mediante proyectos inmobiliarios, compra de vehículos, terrenos, construcción de casa y de departamentos. La exposición fue realizada antes de la audiencia preliminar, frente al juez Sergio Piñeda que garantizó la legalidad de la investigación. Fue el 9 de septiembre del año pasado, pocos días antes de que los fiscales presenten la acusación.

La seguridad de Luters

A tal punto Luters comprometió a su ex jefe que, el juez Piñeda le pidió a la Policía provincial que refuerce sus condiciones de seguridad en el lugar donde está detenido previniendo algún tipo de represalia por parte de Correa, ex titular de la Unidad Gobernador durante el tercer mandato del extinto Mario Das Neves.
En su momento, para el fiscal Rodríguez lo declarado por Luters, favoreció la posición de los fiscales. Esa postura se mantuvo a lo largo del tiempo al punto tal que fue expuesta como prueba en la continuidad de la audiencia, ayer miércoles. “Los dichos de Luters nos deja tranquilos, porque siendo la sombra de Diego Correa, ratificó todo lo que hemos investigado estos seis meses. Una cosa es haber declarado con este nivel de detalles en el inicio de la investigación, y otra cosa es hacerlo ahora. Con sus dichos solo ha ratificado lo que hemos averiguado en estos seis meses”, dijo Rodríguez oportunamente.
Lüters centró gran parte de su declaración en la relación con Correa, a quien lo acusó de ser «obsesionado», «controlador» y que manejaba todo, directamente con el fallecido gobernador Mario Das Neves. En otra parte de su declaración, apoyado en anotaciones que traía en un cuaderno, dijo que «Correa me hacía chistes por la cantidad de plata que yo manejaba en el Banco del Chubut», donde era empleado. «Correa me dijo que me iba a tirar unos mangos por mes. En el último tiempo eran 30 mil pesos que él mismo me daba, sin ningún recibo”, aseguró.

Los zapatos de Das Neves

«Cuando ingresé al Gobierno conocí a un Correa obsesionado por controlar todo. Él decidía con una equis o un tilde quien cobraba los viáticos». Más adelante señaló que «ante el gobernador Das Neves yo no opinaba ni hablaba porque sentía que su relación era con Correa. Diego me tenía prohibido apagar el celular. Era de lunes a lunes las 24 horas en la Unidad Gobernador», recordó.
También habló del carácter personal de su jefe: «Correa se ponía agresivo y maltrataba cuando no se hacía lo que él quería. Si los zapatos del gobernador no estaban lustrados, era mí culpa. Para Correa, todo lo malo era mí culpa. Mi trabajo en Casa de Gobierno no era opinar ni pensar. Era hacer lo que Correa me pedía», sentenció.