Personal de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, realiza una serie de trabajos preventivos y de contención en los sectores más complicados de la ciudad, como el cierre de compuertas en los barrios ribereños, para evitar que las complicaciones producto de la fuerte marejada sean mayores.
Desde el área se hizo saber que con estas tareas se busca que el impacto sea menor pero la fuerza de la marea extraordinaria hizo que en algunos sectores, como los barrios Río Chubut y General Valle, sobrepasara el nivel de compuertas.
Al respecto, el titular del área, Guillermo Casanova, explicó que además que “la violencia con la que el mar arremetió ha hecho que los muretes de contención de Playa Unión queden a punto de ser desplazados”.
En tanto que en el Complejo de Playa Magagna, dijo Casanova, “la contundencia de la marea extraordinaria, en Playa Bonita, ha hecho que se socaven las calles, llegando casi a las viviendas. A priori entendemos que se deberá realizar un trabajo de contención y relleno para evitar futuros inconvenientes en las estructuras de las casas, para lo cual por la magnitud de las obras deberemos buscar el aporte de instituciones gubernamentales”.
El funcionario dijo que el personal municipal “sigue trabajando en base al comportamiento de las mareas para regular las compuertas y evitar la acumulación de agua. Se sostienen las guardias mínimas para mantenimiento”.
En Playa Unión el temporal se hizo notar desde temprano, y algo más al sur del balneario, en la zona de El Sombrerito, las olas sobrepasaron la línea de marea y por un declive que tiene el terreno se generó una laguna de agua salada de aproximadamente 500 metros de largo.
Las fuertes olas que ayer azotaron gran parte del litoral marítimo patagónico se hizo sintieron con fuerza en gran parte de las ciudades costeras y además de los problemas que generó en Comodoro Rivadavia esta madrugada, también se hizo notar en la zona de playas de Bahía Engaño y el Golfo Nuevo.