El Ministerio de Hacienda de la Nación dispuso la transferencia de 116,10 pesos por barril de crudo para las empresas y provincias petroleras que abastecen al mercado local, a modo de compensación por el congelamiento de precios dispuesto en agosto pasado. De ese monto el 88% será para las compañías y 12% para los Estados provinciales. A cambio, deben “renunciar a reclamos futuros” por los desfases que provocan el congelamiento del barril de crudo en 59 dólares por barril y el tipo de cambio fijo en $46,69 para operaciones del sector.
De este modo, el subsidio correspondiente a las provincias petroleras puede calcularse en $13,99 por cada barril de crudo volcado al mercado interno. Si se considera una producción media del orden de los 3 millones de barriles de crudo que mensualmente Chubut vuelca al mercado interno (alrededor del 70% de su producción, ya que el resto se exporta, pudiendo oscilar entre 30 y 40% el volumen de venta externa), el subsidio para esta provincia puede estimarse en alrededor de 44 millones de pesos mensuales.
En el marco del debate que comenzó semanas atrás por el congelamiento del precio de los combustibles, el Ministerio de Hacienda de la Nación dispuso realizar una transferencia a las empresas productoras de petróleo y a las provincias donde se encuentren para compensar esta medida. Puntualmente, la cartera económica girará 116,10 pesos por barril de crudo entregado al mercado local durante el corriente mes.
En la víspera se publicó la resolución 552/2019 por parte de la Secretaría de Energía de la Nación donde quedó fijado que los montos establecidos anteriormente se abonarán en un 88% a las empresas productoras de petróleo y en un 12% a las provincias en donde se encuentra la concesión de las compañías en cuestión, entre las que se encuentra Chubut.
Además, desde la Casa Rosada se determinó una transferencia a las empresas productoras de biocombustibles que sean beneficiarias del régimen de promoción, que equivale al 6% del precio establecido por la Secretaría de Energía para el mes de agosto. Esto también será aplicable a la producción entregada al mercado local durante todo el mes de septiembre.
Vale recordar que el decreto 601, que sustituyó al 566, fijó que las entregas de petróleo crudo efectuadas en el mercado nacional hasta el próximo 13 de noviembre deberán ser abonadas al precio convenidas por las empresas productoras y las refinadoras al 9 de agosto pasado, aplicando un tipo de cambio de 46,69 pesos por cada dólar y un precio de referencia para el Brent de 59 dólares por barril.

Indemnidad para Nación

En tanto, desde Casa Rosada establecieron en la nueva resolución, publicada en la víspera, que las empresas petroleras y las productoras de biocombustibles tendrán que acompañar que emitir una declaración en la que se obliguen a mantener indemne al Estado Nacional por cualquier acción, reclamo administrativo, judicial, extrajudicial o arbitral, en Argentina o en el extranjero.
Específicamente, el texto especificó que «para sostener el nivel de actividad y empleo y proteger al consumidor durante este período excepcional, corresponde atenuar el impacto que las medidas establecidas por los decretos 566 y 601 generaron en las empresas productoras de petróleo así como en las de biocombustibles, en razón de la mezcla obligatoria de dichos productos con los combustibles fósiles dispuesta por la ley 26.093».

Disparada del Brent

Este anuncio se dio en un contexto bastante particular, ya que el mismo fue luego de que el barril de petróleo tipo Brent tenga un salto contundente, llegando a un máximo de 71 dólares por unidad, aunque luego se estabilizó cerca de los 65 dólares. Esto fue consecuencia de los ataques que sufrieron las instalaciones petroleras de Arabia Saudita.
Asó, se registró el mayor incremento porcentual en una sola sesión desde la Guerra del Golfo, en 1991. Puntualmente, los futuros del crudo Brent, una de las referencias internacionales, subieron un 19,5% hasta alcanzar los 71,95 dólares por barril, el mayor salto intradiario desde el 14 de enero de 1991. El contrato al mismo mes se ubicaba en 66,28 dólares por barril, con un alza de 6,06 dólares, equivalente a un 10,1%, con respecto a su cierre anterior.
Por su parte, los futuros del barril estadounidense West Texas Intermediate (WTI) subían hasta un 15,5% a 63,34 dólares el barril, la mayor ganancia porcentual intradiaria desde el 22 de junio de 1998. El contrato al mismo mes se situó en 59,77 dólares el barril, lo que supone un incremento de 4,92 dólares, es decir, del 9%.
Vale remarcar que Arabia Saudita es el mayor exportador de petróleo del mundo y el ataque a las instalaciones de crudo del productor estatal saudí Aramco en Abqaiq y Khurais ha reducido la producción en 5,7 millones de barriles por día. La empresa no ha dado un plazo para la reanudación de la producción al completo.
Las exportaciones de petróleo de Arabia Saudita continuarán con normalidad esta semana ya que el reino aprovechará las existencias de sus grandes instalaciones de almacenamiento, dijo el domingo a Reuters una fuente del sector informada sobre la evolución de los acontecimientos.

Presión sobre el congelamiento

Esta disparada del petróleo Brent tras los ataques a los oleoductos de Arabia Saudita duplicó la presión sobre el congelamiento de precios de crudo decretado por el presidente Mauricio Macri para el mercado argentino y llena de incertidumbres la actividad en Vaca Muerta, afectada por la suspensión de miles de trabajadores y por la fuga de gas de un pozo en Loma La Lata.
Esta situación no solo prevé una profundización de la baja de equipos, suspensiones y posibles despidos en Vaca Muerta. También pone en riesgo los planes de inversión para 2020, que comienzan a cerrarse este mes. En el sector estiman que los 20 o 25 equipos nuevos que iban a comenzar a perforar el año que viene, ya no la hará. Aseguran que las inversiones dudan de mantener el interés aquí: en Permian se paga 30 dólares más por barril.
Si se tiene en cuenta el congelamiento de Macri vigente hasta mediados de noviembre próximo, en el país el crudo tiene un atraso de hasta 13% en dólares frente al precio internacional.

Incidente en Vaca Muerta

Por su parte, la empresa de mayoría estatal YPF trabaja en un plan diseñado por un equipo de expertos norteamericanos para contener la fuga de gas en el pozo exploratorio de Loma La Lata Oeste, en el yacimiento de Vaca Muerta de la provincia de Neuquén.
El fuego se inició el sábado a la madrugada y las llamas pudieron verse desde a varios kilómetros de distancia. Según informó oficialmente la petrolera de bandera, las tareas para retomar el control total del pozo podrían demorar entre dos y tres semanas.
De hecho, ayer un equipo de expertos en emergencias de Estados Unidos arribó a Neuquén para trabajar en el control del escape de gas que se registró durante el fin de semana en Vaca Muerta.

Gobierno de Chubut