La crisis del sector automotor cada vez es más profunda. Con ventas que caen alrededor de 50% respecto al año pasado y perspectivas de seguir por el tobogán en 2020, la situación es crítica, tanto para fabricantes, importadores y vendedores. Es por eso que desde la asociación que agrupa a las concesionarias (ACARA), le pedirán al Gobierno que declare la “emergencia automotriz” para evitar se acentúe el cierre de locales y aumenten los despidos ante lo que consideran una “caída estrepitosa de las ventas”.

Eso quedó definido el martes pasado durante una reunión realizada en la entidad con sus asociados en el que se presentó un trabajo que es una radiografía del sector. En este documento, se muestra la evolución de todas las variables y sus proyecciones para el año próximo y se definen la propuesta van a presentarle a las autoridades.

El primer punto establece: “Declarar – mediante un decreto de necesidad y urgencia- la emergencia económica, financiera y social por el término de 365 días a la comercialización de vehículos (motos, autos, camiones, micros, maquinaria agrícola y vial) a través de las concesionarias de marcas de todo el territorio nacional».

El objetivo de esta medida es lograr “beneficios impositivos, financieros, convenios de facilidades de pago y moratorias para la cancelación de las obligaciones impositivas y de la seguridad social y la suspensión de juicios de ejecución fiscal y medidas preventivas para el cobro de impuestos y obligaciones de la seguridad social para las concesionarias”.

Fuente: El Cronista