Mientras los trabajadores estatales se debaten como hacer frente a sus obligaciones financieras producto del incumplimiento del pago de salarios en tiempo y forma, una gacetilla oficial afirma que los empleados de Casa de Gobierno viven momentos de dolor y tristeza por los destrozos que sufrieron las instalaciones gubernamentales. El tono dramático de los presuntos testimonios, provocó más rechazos que solidaridad.