Una inusual situación atraviesa la comunidad educativa de la Escuela 750, una de las seis que permanecen bajo la modalidad de “ocupación pacífica” por parte de los alumnos; según trascendió, un grupo de docentes que no están de acuerdo con la medida buscan “intimidar a los chicos” y, de ese modo, desalentar la toma, que comenzó tras la decisión de la mayoría de los alumnos y sus familias en una asamblea.
A diferencia de la Escuela Politécnica 703, que fue la primera en ser ocupada y donde estudiantes y docentes apoyaron la iniciativa, en algunos establecimientos que hoy se encuentran tomados hubo más fricciones e incluso disidencias entre padres y docentes, a pesar de que la mayoría de los alumnos se manifestó en apoyo de la modalidad para visibilizar los problemas actuales de la educación pública.
Además, sobre la mañana del miércoles, estudiantes de la Escuela 710 resolvieron ocupar pacíficamente el establecimiento, en sintonía con lo que ocurre con otros seis colegios, totalizando unas siete tomas en pocas semanas.

Docentes contra la “toma”

A pesar de que en su mayoría, las “tomas pacíficas” fueron consensuadas con los padres y docentes de los establecimientos en su mayoría, en algunos casos hubo familias que no estuvieron de acuerdo con algunas de las características de las ocupaciones, como por ejemplo el “pernocte”.
Sin embargo, mayormente las medidas tuvieron el acompañamiento de las diferentes comunidades educativas; en el caso de la Escuela 750, la emblemática institución ubicada sobre la avenida Gales, los alumnos advirtieron que algunos docentes no sólo no les habían enviado material para realizar durante los días en los que no se dictaron clases, sino que intentaron desde un principio desalentar la toma del establecimiento; dicha postura se habría profundizado, ya que esta semana advirtieron “intimidaciones” por parte de algunos profesores a quienes protagonizan la ocupación.

Otra toma pacífica

En el caso de la escuela ubicada en las inmediaciones de Gobernador Galina y Bartolomé Mitre, los alumnos realizaron una asamblea para terminar confirmando lo que en principio había sido un rumor, que fue la decisión de ocupar pacíficamente el edificio, en solidaridad con los reclamos del segmento educativo a nivel provincial, y exigiendo mejores condiciones de cursada y el regreso de las clases.
Además, al igual que en el resto de las escuelas, convocaron a la solidaridad comunitaria y pidieron que vecinos colaboren con distintos elementos ya que varios de los estudiantes pernoctarán dentro del edificio; entre ellos, “objetos de limpieza personal”, “objetos de limpieza para el edificio”, elementos de botiquín, utensilios de cocina para comer y alimentos no perecederos, además de que aclararon que “pueden prestarse elementos”, cuyos dueños serán anotados en una lista para luego devolvérselos.

Solidarizados

A pesar de que la Escuela 710 presentaba puntualmente un problema en la vieja caldera, la cual finalmente fue reemplazada hace pocos meses, la ocupación resuelta por la comunidad educativa tuvo como base el “apoyo” a la situación que viene atravesando la educación pública en Puerto Madryn; según confirmaron desde el establecimiento, la decisión fue consensuada entre alumnos, padres y docentes.
Consecuentemente, ya suman siete los edificios educativos ocupados por sus estudiantes: la Escuela Politécnica 703, la 741, la 750, la 736 y la 728, a la vez que otros colegios no descartarían medidas similares, ya que la determinación de los alumnos también implicó el contacto permanente entre diferentes comunidades educativas para replicar los modelos de “toma pacífica”, así como también el asesoramiento de referentes gremiales, en algunos casos.

Convocatoria multitudinaria

El escenario en el que los edificios educativos se encuentran inmersos no parecería para nada prometedor: a los problemas de infraestructura se le suman otras situaciones particulares, como el recorte de horas extras en el caso de los ISFD 803 y 805 (Anexo Puerto Madryn), y los dos meses sin clases que llevan las escuelas públicas desde el fin del receso invernal.
Esta semana, una multitudinaria “marcha de antorchas” volvió a realizarse en la ciudad, donde la convocatoria recorrió varias de las escuelas que se encuentran “ocupadas”, tomando contacto con los alumnos y reclamando, entre otras cuestiones, las obras pendientes en los edificios y la restauración del Transporte Educativo Gratuito (TEG), que desde este miércoles y hasta el viernes se encuentra disponible en el Club Alumni para la entrega de vouchers.

Municipalidad de Puerto Madryn