El cambio de las metas monetarias que anunció el Banco Central esta semana, terminó dando por tierra con el objetivo establecido de «emisión cero» hasta fin de año.

Para los meses de septiembre y octubre, se anticipó un incremento de 2,5 por ciento de la base monetaria, no obstante, esa cifra terminará siendo mucho menor que la prevista para el último mes del año.

De acuerdo a estimaciones de analistas privados, la emisión de pesos rondará los 300.000 millones para lo que resta del año, a la vez que el 80 por ciento de esa cifra se corresponde con el mes de diciembre.