El resultado fiscal de agosto arrojó un superávit primario de $13.746 millones, lo que representó una mejora de $24.102 millones frente al déficit de $10.356 millones registrado en igual mes de 2018, informó hoy el ministerio de Hacienda en un comunicado.
En los primeros ocho meses del año el resultado primario se ubicó en $48.260 millones (0,2% PBI) mientras que en el mismo período de 2018 se alcanzó un déficit de $130.461 millones (-0,9% PBI).
Esta mejora de 1,1 puntos porcentuales (p.p.) del PBI se produjo a partir de que los ingresos crecieron 14 p.p. más que los gastos primarios (51,1% i.a. vs. 37,7% i.a.), detalló el comunicado de prensa.
«Es la primera vez desde 2011 que el sector público nacional no financiero tiene superávit primario en los primeros ocho meses del año», indicaron fuentes de la cartera que conduce Hernán Lacunza.

Además destacaron que agosto fue el vigésimo sexto mes consecutivo en el que los ingresos totales suben por encima de los gastos primarios (55% contra 43%). «En los primeros ocho meses del año el diferencial de crecimiento entre recursos y gastos asciende a 14 p.p», indicaron.
«La mayor parte del esfuerzo fiscal viene de la contención de los gastos. En términos reales, los gastos primarios cayeron 8% en agosto (encadenando 21 meses consecutivos de caída real) y 11% i.a. en los primeros ocho meses», detallaron.
Los recursos tributarios en agosto crecieron 57% i.a., 1,6 p.p. por encima de la inflación, lo que dió como resultado «un alza en términos reales por primera vez en 14 meses», informaron.
Los ingresos totales de agosto fueron $346.423 millones donde los recursos tributarios -netos de la deducción por coparticipación a las provincias- alcanzaron $306.664 millones y mostraron un crecimiento de 57% interanual. Mientras que los gastos primarios alcanzaron $332.677 millones, creciendo 42,6% i.a. en términos nominales y reduciéndose 7,7% i.a. en términos reales. Las transferencias corrientes a provincias aumentaron 52,7% intearnual.
(Fuente: Télam)