El episodio tuvo lugar en los calabozos de la Comisaría Primera de la ciudad cordillerana.

El sujeto, que cumple diez días de prisión preventiva por robo agravado, prendió fuego un colchón.

Sin embargo, el rápido accionar policial permitió controlar el siniestro con matafuegos, según relató el jefe de la Unidad Regional, comisario Rodolfo Hess.

“Estamos haciendo las averiguaciones preliminares, pero habría un detenido con prisión que habría empezado a incendiar un colchón, aunque no sabemos por qué causas”, precisó, agregando que las llamas «sólo generaron humo porque se apagó con el matafuegos», mientras que «el polvillo generó un poco de suciedad, nada más, pero los diez detenidos están todos bien, solamente un poco preocupados por el incendio que provocó este preso que había llegado hace cuatro días”.