El secretario de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, Luis Romero, aseguró este viernes en conferencia de prensa que la obra de pavimentación del barrio Juan XXIII, no está paralizada; pero sí en una situación de riesgo.
Romero indicó que la obra está financiada por Nación y tiene un avance del 32%, al tiempo que afirmó que desde el Municipio “estamos a la espera de esa transferencia, está en riesgo la continuidad pero no está paralizada porque hay un compromiso, son empresas locales”.
“Ya se ejecutó la primera etapa, la segunda tuvo un anticipo de obra de un 10% y teníamos el compromiso de nación de abonar el certificado 2, ante el incumplimiento se hace difícil la continuidad”, dijo el funcionario municipal al remarcar que resulta difícil cuantificar avances y recambios de suelos, “tenemos a todos los vecinos como inspectores. Tratamos de salir a aclararlo con números”.
En ese contexto señaló que “los certificados han sido girados a Nación, pero están así desde el 2 de agosto con una promesa de hacer la trasferencia al municipio, y esto pone en riesgo la continuidad de la obra porque vivimos momentos con mucha dificultad financiera para las empresas”, dijo.
Romero afirmó que “ha tomado el Concejo participación y va a tomar una ordenanza para impulsar al Ejecutivo. Es solicitar si Nación tiene los recursos, es poder desdoblar la obra”, dijo al agregar que también enviarán una nota al ministro de Infraestructura de la provincia, Gustavo Aguilera; con el fin de solucionar esta situación.