El Gobierno encargó una gran encuesta cualitativa para ordenar el discurso luego de tomar medidas económicas que asoció durante años al kirchnerismo. La vuelta al cepo cambiario desorientó a los propios funcionarios e incluso algún ministro expresó su desconcierto.
Más allá del efecto que pueda tener la medida en el plano económico, la militancia quedó a la deriva por la falta de indicaciones de la conducción para explicar la situación actual que aqueja al país.
En este contexto Mauricio Macri reunió este lunes, por tercera semana consecutiva tras la derrota en las Paso, a la nueva mesa de acción política que entre otros integran Marcos Peña, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Rogelio Frigerio, Elisa Carrió y los radicales Mario Negri y Luis Naidenoff.
Los presentes no hablaron en detalle de la campaña, que definieron que no empezará hasta dentro de unas semanas. El discurso será moldeado en base a las encuestas, el modus operandi que caracterizó la carrera política de Macri y a Peña, el mentor de ese mecanismo.
Fuentes presentes en el encuentro señalaron que la prioridad es que se estabilice la economía y que la sociedad perciba a Macri en el pleno ejercicio de sus funciones.
También hablaron de las medidas que se anunciaron el domingo y de la importancia de que el ministro Hernán Lacunza las explique las veces que sea necesario.

Depende de las urnas

Miguel Ángel Pichetto aseguró que el cepo al dólar impuesto por el Gobierno es una medida «transitoria» y prometió que si Mauricio Macri gana las elecciones «al otro día» lo levanta.
«Son medidas transitorias. Si Macri gana al otro día las levanta porque vuelve la calma», afirmó el candidato a vice de Juntos por el Cambio tras el anuncio.
Pichetto agregó que su compañero de fórmula «ha tomado medidas que son transitorias, necesarias y que tienden a preservar las reservas y a cuidar a los argentinos, a preservar su poder adquisitivo y evitar que el dólar se dispare». En una entrevista en América TV, el senador aseguró que las medidas «son correctas y van a permitir el control de la situación».
«Lo que debe haber es un mensaje de cierta tranquilidad. Que la gente no corra mañana a buscar los depósitos y a comprar dólares porque hay solvencia», pidió.

Culpa de los votantes

El dirigente macrista insistió en que la crisis es resultado del voto en las elecciones primarias. «La responsabilidad es del Gobierno porque le toca gobernar, pero los efectos económicos se están produciendo y tienen que ver con el escenario electoral», aseguró, y recordó que antes del 11 de agosto el dólar estaba a $45.
«No estoy discutiendo el contenido de ese voto, pero la percepción de actores económicos, inversores y el mundo es que le tienen más miedo, supuestamente, a lo que podría venir si se ratificara ese resultado electoral el 27 de octubre», puntualizó Pichetto.
«A partir del 11 de agosto las cosas en la Argentina tuvieron realmente complicaciones producto de ese resultado electoral. La fragilidad con la que tomaron los mercados, los inversores este resultado, teniendo en cuenta más lo que viene que presuntamente lo que se iría si se ratifica el resultado, ha provocado una fuerte volatilidad», analizó.

Un oasis y mucha sed

En tanto, Cambiemos le ganó una intendencia de Mendoza al PJ y creen que es un signo de las chances de Macri. El peronismo retuvo este domingo tres de los cuatro departamentos que ponía en juego en Mendoza, aunque sufrió un duro revés en San Martín, donde gobernaba desde hace 16 años y había ganado las primarias por amplio margen. El triunfo del radicalismo fue leído por dirigentes y militantes macristas como un signo de las chances de Mauricio Macri de revertir su derrota en las PASO.
El triunfo de Cambia Mendoza, el sello local de Juntos por el Cambio, en San Martín fue inesperado porque el peronismo gobierna allí desde 2003 y había ganado las primarias para la intendencia y también en la elección nacional. Fue, además, un espaldarazo para Alfredo Cornejo tras perder en agosto en la categoría diputados nacionales.
El médico radical Raúl Rufeil se impuso con el 50 por ciento de los votos contra el actual intendente Jorge Giménez, que superaba por algunas décimas el 42 por ciento. El triunfo fue festejado por Cornejo y su candidato a gobernador, Rodolfo Suárez, que también logró despejar dudas de cara a la elección provincial y disipar el efecto del «carro ganador» que alentaba el peronismo.
En las PASO de abril, el PJ había sumado casi el 56 por ciento con sus dos candidatos y Cambiemos apenas había superado el 31 por ciento. En el mano a mano, Rufeil había quedado tres puntos abajo de Giménez, que no pudo retener los votos de su competidor Cristian Etem, que en abril sorprendió con 22 puntos.
El batacazo de Rufeil fue interpretado por el macrismo como un ejemplo de que el Presidente puede revertir en octubre la aplastante derrota que sufrió en agosto ante Alberto Fernández. Los resultados circularon rápidamente en los chats macristas y en las redes sociales fue replicado por dirigentes, militantes y trolls.

“Recen por Mauricio”

Juliana Awada viajó a Salta para visitar a la vidente María Livia Galliano, que dice recibir mensajes de la Virgen del Cerro. La primera dama estuvo acompañada por su hija Antonia y por la ministra de Desarrollo Social de la Nación. María Livia le regaló un rosario a Awada y le dijo que rezará por el presidente, que atraviesa una crisis política tras perder por 15 puntos en las primarias.
Awada lloró tras la oración de intercesión de María Livia, que convoca multitudes y hasta hizo enojar al Papa Francisco: «La Virgen no tiene una agencia de correo», dijo el Sumo Pontífice para referirse a los mensajes que transmite la señora.
Awada ya le había hecho un pedido a la Pachamama antes de las primarias, cuando viajó junto a Macri a Huacalera, un pequeño pueblo jujeño que el Jefe de Estado define como su «lugar en el mundo».
Como es mejor que sobre y no que falte, la vicepresidenta Gabriela Michetti recibió la semana pasada a pastores evangélicos en su despacho en Casa Rosada.

Alberto en el viejo continente

El presidente de España, Pedro Sánchez, finalmente accedió a reunirse con Alberto Fernández, pero ambos acordaron que la reunión sea «privada» y en principio sin acceso a la prensa ni conferencia de prensa posterior.
Fuentes de la Moncloa confirmaron que el encuentro se concretará este jueves en la sede del gobierno español. El candidato peronista llegará este lunes a Madrid y se espera que el martes de una charla en la Universidad Camilo José Cela, organizada por su asesor y funcionario de esa casa de estudios, Santiago Comadira.
Hasta este sábado a última hora no estaba confirmado el encuentro de Alberto con el líder socialista, que está en el tramo final de una compleja estrategia por lograr que vuelvan a investirlo presidente.
El candidato peronista también podría reunirse con el ex jefe de Gobierno, José Luis Zapatero, y con dirigentes de Podemos. La visita a Sánchez y sobre todo un café con su jefe de Gabinete y estratega político Iván Redondo se imponía hasta por una cuestión de cortesía. Podemos está en un pico de enfrentamiento con Sánchez y la relación de Zapatero con el actual primer ministro ha tenido fuertes encontronazos y acercamientos.
Así el escenario nacional aparece cada vez más complejo en materia económica y con un clima de incertidumbre política, con una elección general en dos meses que definirá quien tomará las riendas del país a partir del 10 de diciembre, es decir, dentro de 98 días.

Fuente: LPO