Ayer miércoles 18 de septiembre, en una colmada sala de audiencias de los tribunales en Trelew, tuvo lugar la sexta jornada del juicio oral y público donde se investiga el asesinato de Evelyn Tatiana Lehr, ultimada de treinta puñaladas, en el cual el único imputado es su ex pareja Carlos Archie Phillips.
La gran expectativa del público y las partes se centró en la declaración que finalmente efectuó el acusado sobre el final del debate, antes de los alegatos respectivos.

No se acuerda de nada

Phillips hizo un largo relato de su vida, desde su nacimiento en Río Senguer, describiendo la conformación de su familia con sus padres y tres hermanas, señalando que a los cinco años se vino a vivir a Gaiman.
Comentó que desde los 12 o 13 años empezó a consumir droga y alcohol, describió su relación con Mariana, su ex pareja con la que tuvo un hijo cuando él tenía 18 años y detalló aspectos de su trabajo como metalúrgico.
Aseguró que cuando se separaron la madre se fue con su hijo a Viedma, entonces viajaba a dedo para ahorrar dinero y tratar de ayudar un poco más al pequeño. Destacó sus gustos por la música pesada, los instrumentos y los viajes, a la vez que se ocupó de aclarar que tuvo amigos y amigas, inclusive trans y lesbianas.
Describió a la forma en que conoció a Evelyn, con quien mantuvo una relación “muy linda con sentimientos recíprocos”, esmerándose en el cuidado el uno del otro y el respeto mutuo.
A esa altura, también detalló la “ideología” de Evelyn, que según él se resistía al sistema negándose a las cuestiones en materia de comunicación o redes sociales. Asegurando que fue él quien la convenció para que tuviera un teléfono con Whatsapp y otras opciones para facilitar la posibilidad de ofrecer su trabajo. Remarcando que era la propia Evelyn quien le solicitaba que le leyera los mensajes y destacando también sus viajes juntos a Córdoba, Río Senguer y la cordillera.

Relación terminada

También dio cuenta que después Evelyn estaba muy enojada y decidió terminar la relación, entonces el lunes por la mañana fue a su casa para buscar algunas cosas que se encontraban en su taller y a llevarle unos DVD, pero fue inútil ya que no lo atendió y pasó un tiempo aplaudiendo afuera.
El martes, Phillips dijo que ella le envió un mensaje para recordarle “lo lindo que fue todo” y el miércoles, luego de dejar a su hijo quedó solo, tomó cerveza y fumó marihuana, pasó por el taller en Trelew y también tomó gaseosa y vino, además de consumir una sustancia que surge de la marihuana trabajada en una botella y alcohol: “No me acuerdo si fui caminando o me llevó Antonio, no recuerdo como llegué a su casa pero comí unos sanguches de miga acompañados con un poco de vino y ahí se me apagó de vuelta la tele”, afirmó, volviendo a repetir la frase. Y agregó: “Me desperté en la camilla del hospital enyesado y esposado, había dos policías a los costados que me contaron todo lo que había pasado”, asegurando que no recuerda nada del femicidio de Evelyn.
Luego expresó: “Entiendo el dolor y la pérdida, no entiendo que me llevó a hacer eso, lamento mucho la mierda que soy, nunca fui violento ni me gustó discutir ni fui conflictivo. Si estuviera Evelyn le pediría perdón, perdón a su papá, su mamá, su hermana, a mi familia por darme la vida, a mi hijo, a Dios, al mundo…”, finalizando: “Nada nos va a revivir a Evelyn, pero pido perdón”.

Alegatos el viernes

Ante la negativa a contestar preguntas de las partes, el tribunal integrado por los Jueces César Zaratiegui, Mirta Moreno y Sergio Piñeda dispusieron la culminación de la parte testimonial del juicio y comunicaron que los alegatos se escucharán mañana viernes 20 de septiembre a partir de las 9 horas en la misma sala de audiencias.
El Ministerio Público Fiscal está representado por el fiscal general Arnaldo Maza acompañado por Guadalupe Serafini y la defensa la ejercen María Laura Martensen y Romina Rowlands.

“En el ámbito del rock si no te drogas y tomás alcohol no sos rockero”

En cuanto a los episodios que se ventilaron en los testimonios de los testigos, puso mucho énfasis en su consumo de marihuana, cocaína, alcohol y hasta ácidos. Recordó que una noche había consumido en un recital donde él tocaba, cuando se generó un momento tenso con un muchacho que fue a saludar a Evelyn: “En el ámbito del rock si no te drogas y tomás alcohol no sos rockero…”, se justificó. Ese día había consumido, aseguró, y necesitaba la mochila que había dejado en la casa de la víctima. Por primera vez en su discurso expresó: “Se me apagó la tele…”, para describir que no se acordaba de nada y que despertó en la casa de un amigo y recién ahí se enteró del episodio donde insultó y escupió a la madre de Evelyn.
Al respecto, señaló que cuando pudo hablar con la madre posteriormente y “me dijo que no eras vos, yo le pedí perdón y soy un cagón…”.
Habló de un viaje de Evelyn a Buenos Aires y de los escritos en la red Facebook, donde, según él, solo compartió una publicación: “Se ve que ella la vio y no sé qué le causó algo, no sé qué le pasó”. En un discurso no del todo coherente relató que en ese momento no le dio importancia, a pesar que le decían por qué habían mandado al frente a la chica con la que habrían estado alguna noche con sus amigos.
Tras esto, aludió a la noche que lo invitó a comer con su amigo Alexis, ese 2 de junio que se indicó en la causa: “Comimos, fumamos marihuana y tomamos seis cervezas. No recuerdo el momento que se fue ni haber discutido con ella, aparecí en un boliche y en casa de otro amigo”. Y repitió la frase: “Se me apagó el televisor”, explicando que la “amnesia temporal” es normal cuando se consume: “Uno actúa por inercia y como siempre sale todo bien no le da importancia ni toma en cuenta el daño que hace”, aseveró.

Municipalidad de Trelew