Una jornada de luto se vivió ayer en Chubut y multitudinarias movilizaciones tuvieron lugar en toda la provincia por la muerte de las docentes Jorgelina Ruiz Díaz y María Cristina Aguilar. En las marchas del silencio hubo rostros de tristeza y pesar por la pérdida de dos vidas en medio del extenso conflicto por el irregular pago de salarios a los estatales.
En Puerto Madryn la convocatoria reunió a más de dos mil personas de los distintos niveles educativos, así como también vecinos autoconvocados, partió desde la delegación de Supervisión del Ministerio de Educación, ubicada en Bartolomé Mitre y Rivadavia, y se trasladó de manera pacífica hacia el Monumento a la Mujer Galesa, para luego continuar hacia el Palacio Municipal, donde se hizo un minuto de silencio, para luego avanzar hacia distintos sectores de la ciudad.
Con distintas consignas pero bajo la premisa de la profunda crisis institucional que atraviesa la provincia, la mayoría de los allí presentes coincidió en advertir que la clase política “mira el conflicto desde afuera”, además de reconocer el impacto negativo de la pérdida de clases en los miles de estudiantes que todavía no han vuelto a las aulas.

“No pensé que volvería a vivir esto”

“Soy docente del jardín 449 y estoy por jubilarme, pero esto es terrible, no pensé que lo iba a volver a vivir después de 32 años de trabajo”, mencionó una profesora del Nivel Inicial que participó de la movilización, agregando que “es muy triste en realidad, creo que me llamo al silencio ante esta situación que es tan injusta”.
Además, recordó las distintas situaciones similares que, como docente, le tocó atravesar en más de tres décadas en el ámbito educativo: “Vengo de Buenos Aires, donde también se vivieron varias crisis de este tipo. Pero así, tan largas y con tanta falta de respuesta de los responsables, es decir del gobierno, no recuerdo”.

Declaraciones incendiarias

Otro de los presentes en la convocatoria fue el delegado de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”, Damián Barry, quien criticó los interlocutores de la administración provincial, advirtiendo que “de alguna manera, (Federico) Massoni, está incendiando cada vez que habla o emite una opinión, mientras que por otro lado hay un gobernador que muy pocas veces da la cara, algo que preocupa profundamente”.
En cuanto al proyecto para aumentar los salarios de la planta política gubernamental, algo que generó un cimbronazo y una polémica nacional el martes por la tarde, expresó que “sorprende cómo se sucedieron los hechos; por un lado, conocimos esa noticia que se hizo pública a nivel nacional a la mañana, y luego a la noche ocurrió el fallecimiento de dos docentes después de la marcha”.

La misma historia

En esta línea, planteó que “hay que analizarlo en contexto, es muy grave lo que viene pasando, sorprenden este tipo de actitudes pero, por otro lado, a mí me preocupa mucho más la inacción en general, y los comentarios que se hacen, que preocupan porque no están llamando al diálogo”, como por ejemplo “acusar a los directores de escuelas en una denuncia penal, y en lugar de una actitud de acercamiento y diálogo, uno lo que ve es una actitud de alejamiento”.
Barry analizó que “esto no comenzó hoy, sino hace nueve semanas, con todo lo que vino pasando; insisto en que hay que ponerlo en contexto, el año pasado hubo cuatro meses sin clases, de alguna manera hay una nueva refrenda de legitimar al gobierno a través de las elecciones, pero el gobierno actual va a asumir después de diciembre con un vicegobernador, que es el intendente actual de la ciudad y parece, según vi en sus ‘tweets’, como si fuera parte de otra cosa”.

El impacto de la falta de clases

Además, el delegado sostuvo que “todos tenemos que colaborar y ver cómo resolvemos esta cuestión; y no da la sensación de que se den señalas claras de que así se quiera, que es lo más preocupante”.
Consultado sobre las consecuencias de la falta de clases y preparación en los alumnos próximos a egresar del secundario y que busquen ingresar a la universidad, Barry fue contundente: “Ya nos impactó lo que pasó el año pasado. Fue muy notorio los chicos que ingresaron este año, los cuatro meses que no tuvieron clases, y esperamos que ahora va a volver a pasar lo mismo. Por supuesto que a nosotros nos impacta, porque tenemos que duplicar o triplicar los esfuerzos, ya que pretendemos retener a esos estudiantes”.

Alumnos desalentados y deserción

Asimismo, explicó que “se les convalidó un título, tuvieron medio año sin clases el año pasado, ahora otro medio año, con lo cual los que egresen no van a estar en igualdad de condiciones con el resto de los estudiantes” y agregó que “ello nos obliga a esforzarnos doblemente para colaborar con los chicos, pero también nos preocupa el desgranamiento, que es mayor”.
En este sentido, manifestó que “los chicos se desalientan, y por supuesto los invitamos a quedarse; si perdieron un año en la secundaria, no importa si están un año más en el sistema universitario; les fue mal, pueden volver a hacer el primer año, teniendo en cuenta que, por otro lado, el sistema primario y secundario los expulsó de alguna forma; hay que tener en cuenta que pasó todo eso y no hubo un dispositivo para resolverlo, pasaron todos de año con la gravedad que ello implicaba, y probablemente el sistema no pueda tolerar retenerlos”.

Dos años “en uno”

Sobre esto último, aclaró que no se trata solamente de una cuestión de rendimiento, “sino de un sistema que está colapsado en general, pensando que se acumula un año, se agrega un año más de clases, pero con toda una camada nueva de estudiantes al sistema; por supuesto que es grave por donde se mire, e inadmisible que una provincia como Chubut haya tenido dos años consecutivos con dos cuatrimestres sin clases”, es decir, un año completo de clases dividido en dos años calendario.
Entonces, consignó Barry, “por supuesto que desde la universidad lo vemos con preocupación, ya que tenemos que garantizar como funcionarios y desde lo público, la igualdad de oportunidades, y me parece que la mayor omisión que estamos haciendo es que no estamos garantizando la igualdad de oportunidades para los chicos de la secundaria”.

Dolor y congoja

Por su parte, el concejal Franco Albanesi, una de las tantas figuras políticas locales que se sumaron a la manifestación, contó que “el martes por la noche estuvimos, también, frente a La Galesa con muchísima gente” y reconoció que “hay mucha congoja, ya que la mayoría, si bien no conocíamos directamente a las víctimas, el hecho de que estuvieran reclamando pacíficamente en Rawson y que a la vuelta, en Comodoro, perdieran la vida en una accidente de tránsito, es una paradoja incomprensible de lo que estamos viviendo en Chubut”.

“Todos estamos involucrados en esto”

Además, sostuvo que “a nivel nacional también, porque se empieza a mezclar todo; la esperanza que hay sobre un nuevo gobierno, pero al mismo tiempo está la realidad provincial que nos excede permanentemente; es algo muy doloroso”.
En la misma línea, señaló que “el gobernador está escuchando tarde, porque todos los sectores, ya sean de un color político u otro, reclamaban el diálogo con muchos meses de anticipación; quizás durante la campaña hubiera sido lo mejor, o al conocerse la renovación de su mandato” y concluyó que “es tarde, pero creo que es muy necesario que se convoque al diálogo y podamos sostener la paz social hasta el 10 de diciembre, sino esto va a ser un hervidero y un problema para toda la comunidad; no sólo con la de los docentes, ya que todos estamos involucrados en esto”.

Críticas a la inacción política

El decano de la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Chubut (UTN FRCh), Luis Novoa, también fue uno de los activos participantes de la convocatoria y sostuvo que “mientras estemos hablando de conflictos salariales en un marco paritario, institucional, está todo bien; pero esto pasó el borde de la violencia, en el caso de lo que ocurrió en el cruce de las Rutas 3 y 26, y ahora el fallecimiento de estas dos compañeras; este es el borde sobre el cual, en determinado momento, la sociedad reclama que se accione”.
También, mencionó que “no puedo entender cómo semejante daño no moviliza a los cuerpos deliberativos y la oposición, tan solo hay que mirar la calle para ver qué es lo que está pasando; esto lo digo como ciudadano chubutense y padre de hijos en la provincia, no solamente como autoridad académica; no se puede más, es inviable”.

Una serie de eventos desafortunados

Otra cuestión que remarcó Novoa fue la enajenación de varios sectores políticos, que parecerían observar el conflicto desde una esfera alejada de la realidad: “Parece que están esperando que llegue la respuesta no se sabe de dónde. ¿Qué estamos esperando, que llegue un nuevo ‘Vaca Muerta’ que solucione financieramente las cosas? No es un problema solamente financiero sino político. Lo que pasó con el tema de irritar a la comunidad con esta propuesta de aumentos salariales a destiempo, sumado a una denuncia penal a los directores de escuela, es algo que no termino de entender. Lo mío no es la política sino lo académico, pero la verdad es que no encuentro razón por la que buscaron irritar así”, comentó.

Acompañar a los estudiantes

En referencia a la falta de formación académica adecuada de los estudiantes de Nivel Medio, próximos a ingresar al ámbito de la educación superior, el decano de la UTN detalló: “Junto con la ‘San Juan Bosco’ implementamos los preuniversitarios. Después, tenemos el Curso de Ingreso y luego hacemos tutorías a los chicos que tienen un grado de dificultad. Pero no alcanza, además les falta institucionalidad, requieren no solamente rigor académico sino tránsito por los medios educativos. No hace falta solamente que el alumno llegue con conocimiento de matemática, física y química, sino que, además, deben contar con régimen de estudio y disciplina académica, que la escuela no les está dando como corresponde”.

“Va a haber solución”

Sobre la posibilidad de que se recupere el tiempo perdido, desde lo académico, Novoa planteó que “nosotros apostamos permanentemente y trabajamos con los alumnos, no nos podemos dar el lujo de perder la confianza; quienes estamos en la academia no podemos imaginarnos que los chicos vuelvan a clase con desgano” y añadió que “por supuesto que va a haber solución, ya salimos de esta en alguna oportunidad; quienes tuvimos distintos trayectos académicos en momentos terribles nos fuimos rehaciendo y no veo por qué no vamos a rehacernos y salir de esta situación”.

Gobierno de Chubut