Las planillas de los recursos nacionales que llegarán el próximo año a las Provincias muestran un alza de más de 10 puntos respecto de la inflación estimada en el Presupuesto 2020 pero desaparecen los fondos para Educación. Esto se conoció luego del encuentro en donde el equipo del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, presentó ante el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal los Recursos Tributarios del Presupuesto 2020 en donde se muestras los recursos de origen Nacional a las provincias.
Según las estimaciones de Hacienda las provincias y la Ciudad de Buenos Aires recibirán $ 2.407.505 millones lo que significa un crecimiento de 46,7%, trece puntos porcentuales arriba de la inflación de 34% estimada para el 2020, respecto de los 1.640.593 millones de pesos de este año. En ese ranking, la provincia que más crece porcentualmente es La Rioja con 48,2% mientras que la que menos lo hace es San Luis con un crecimiento de 43,4 por ciento.
Lo que llamó la atención es que a la hora de observar el desagregado de donde surgen los recursos en la planilla para el 2020 desaparecen las columnas en lo referido al financiamiento educativo. Así, mientras en 2019 vía la Ley de Financiamiento Educativo la Nación envió $ 200.000 millones y por el Fondo Educativo $ 200.000, en la previsión de 2020 esas dos columnas desaparecen. «En las leyes de presupuesto generalmente se pone un artículo que prórroga o mantiene la vigencia de la asignación específica del art 7 de la Ley de Financiamiento Educativo así que debería ponerlo en el proyecto de ley de presupuesto. Lo que parece es que no tienen el dato de cuánto sería», explicó un ministro de Economía provincial.
Desde el gobierno de Chubut no hubo ningún tipo de apreciación al respecto, como tampoco información pública si la provincia se hizo presente en la reunión nacional, y en todo caso una devolución de la gestión realizada por algún funcionario la pasada semana. Un dato por lo menos llamativo, considerando la compleja situación administrativa y financiera que atraviesa la provincia, y puntualmente con el conflicto docente que lejos de atenuarse amaga con recrudecer a partir de la negativa de cumplir con la cláusula gatillo comprometida por la gestión Arcioni.
A la hora de los recursos vía la Coparticipación Federal de Impuestos el crecimiento previsto por Nación para 2020, alcanza al 69,6%, pasando de $ 1.296.194 millones en 2019 a $ 2.198.387 millones. En lo que se refiere a la compensación por el Consenso Fiscal se incrementa en todos los distritos salvo La Pampa y San Luis que no firmaron, y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que no participó del mismo.

Del bono, ni hablemos

Otro tema que quedará pendiente de socialización e información por ahora en Chubut es el del bono que todas las provincias comenzaron a otorgar a los empleados públicos. En ese marco, el gobierno de la provincia de Buenos Aires, que lidera María Eugenia Vidal, pagará un bono de $ 3000 no remunerativo a todos sus empleados estatales cuyos salarios sean menores a los $ 38.000 netos. El alcance de la medida es para el personal activo, mientras que los jubilados provinciales cobrarán un total de $ 2100 extra. Desde los gremios bonaerenses, igualmente, anticiparon que se rechazará este monto de beneficio y que se buscará que se incremente. De esta forma, el bono ofrecido por el gobierno de Vidal quedó por debajo del que cobrarán los estatales nacionales, que será de $ 5000, tal como lo anunció Mauricio Macri en agosto pasado, tres días después de haber caído derrotado en las PASO ante el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.
La situación, a su vez, es muy dispar en el resto del país. Las autoridades de Santiago del Estero, por ejemplo, rompieron todos los esquemas. El gobernador Gerardo Zamora anunció el pago de dos beneficios para el personal estatal: un bono de $ 8000 que se abonará durante octubre y otro de $ 10.000 que se pagará en el mes de diciembre. Ningún otro distrito se acerca a estas cifras. Además, Zamora anunció un incremento del 30% en las partidas destinadas a los comedores escolares.
Misiones también anunció que otorgará un plus salarial a sus trabajadores. En este caso, de $ 7500, que se abonará en septiembre, octubre y noviembre, tanto para los asalariados activos como para los pasivos. El gobernador Hugo Passalacqua lo anunció el mes pasado y lo llamó «bono primavera». Quedaron excluidos, igualmente, los cargos jerárquicos. Ayer se abonó la primera cuota del suplemento.
A contramano se encuentra, por ejemplo, Tierra del Fuego. La administración provincial le solicitó ayuda a Nación para poder hacer frente al bono de $ 5000. La gobernadora saliente Rosana Bertone le pidió al gobierno nacional que colabore para poder pagar un plus similar al nacional, ya que la provincia no podía afrontarlo.
Jujuy es otra de las provincias que no tendrá bono. En este caso, explicaron fuentes del gobierno del radical Gerardo Morales se debe a que ya se abonó un suplemento salarial durante el mes de mayo. En ese entonces fue de $ 2000.
En los distritos de la región cuyana se observa un escenario similar: no se pagarán bonos ya que las respectivas paritarias incorporaron cláusulas gatillo que permiten ajustar los salarios en base a la evolución de la inflación. Es decir, los salarios de los estatales se actualizaron según los índices de inflación. Son los casos de Mendoza, San Juan y Catamarca. «A fin de año, ningún empleado estatal quedará por debajo de la inflación anual. Es mejor que el pago de un bono», explican desde el gobierno mendocino. En el resto de las provincias por el momento no hubo anuncios.
En Chubut de lo último que se habla es de bonos, siendo que no sólo no se pueden abanar los salarios en tiempo y forma, sino que tampoco se podrían afrontar las cláusulas gatillo, y mucho menos hablar de un bono excepcional, por ahora.

Gobierno de Chubut