Por Trivia Demir

Para demostrar que nada es lineal ni tan simple, comienza otra semana en Chubut con un invierno que no termina de irse y una primavera que no empieza a llegar. Tampoco en economía doméstica dos más dos es cuatro con una inflación del 4% el último mes, y mucho menos en política se seguirá dando lo que se venía, tras la debacle de gestión provincial, que ya derrapó peligrosamente a la banquina nacional varias veces y por temas de los más diversos.
Los datos a tener en cuenta en concreto es que el grueso de la ciudadanía vinculada al Estado seguirá cobrando en escalones, pero este mes con una modalidad que incluiría hacia el fin de la semana que corre, un depósito masivo de $30.000 a todos los agentes públicos, después se supone que los demás escalones irán completando las diferencias según cada escalafón y en dos escalones más. Una medida que no es de lo más ortodoxa, pero atenúa las necesidades de todos por igual y no hay postergación casi castigo para los que más cobran. Además, porque si se siguiera utilizando la anterior modalidad, no se descarta que comiencen a llover las demandas por ´discriminación´, afirman desde algunos sectores.

El día a día

En el medio, siguen los reclamos gremiales, muchos de ellos más enojados que nunca luego de la violencia sufrida por los docentes en Comodoro y la actitud oficial de no intervenir, lo que hizo legitimar más las protestas con solidaridad nacional incluida. Eso le llevará dos dolores de cabeza al gobierno con dos de sus espadas más leales apuntadas de lleno: el ministro de gobierno y el líder de Petroleros y presidente de Petrominera, para quienes se está pidiendo directamente ´juicio político´.
En el medio, y ante la demora de Nación para autorizar la emisión de Letras, frente al ruido de reperfilamiento que pretende hacer Macri, ya comenzaron los ruidos sobre la posible emisión de cuasimonedas por parte de Chubut y Chaco, las dos provincias más colapsadas por las pérdidas de coparticipación. Este será otro de los temas que dominará la segunda semana de septiembre en territorio.
Y finalmente si algo faltaba, ero lo que se venía temiendo. Que el posible próximo presidente no considere seriamente el pase de último momento de Arcioni a Todos y tal como le sucedió a Buzzi, se torne uno de esos ´híbridos´ políticos, arrastrando a Chubut otra vez a la postergación implícita. Este es uno de los ruidos que comenzó a sonar fuerte sobre el fin de semana y que el diario k, Ámbito Financiero, explicitó sin eufemismos.

¿Todos toma distancia de Arcioni?

Según AF “La crisis en la provincia, que se viralizó en todo el país y que derivó en un paro nacional de docentes, comenzó a generar preocupación en el ámbito político por los efectos expansivos del conflicto. La crisis en Chubut, que se viralizó en todo el país como consecuencia de un absurdo paro nacional de docentes, comenzó a generar preocupación en el ámbito político por los efectos expansivos del conflicto. ´Se están desviando las culpas y eso no es sólo una complicación a nivel local sino que también impacta de lleno de cara a las elecciones. Desde la oposición, en Chubut, están capitalizando algo de lo que también son responsables. No desconocemos nuestra porción, pero, para ser claros, la situación actual es consecuencia directa de que estamos asfixiados desde arriba´, asegura un diputado del arcionismo.
El choque entre estatales y petroleros provocó otra grieta local donde las heridas parecen atadas con alambre. Pocos días después de ganar las elecciones, el arcionismo y algunos referentes del Frente para la Victoria ya veían con buenos ojos la idea de actuar en conjunto de cara al recambio legislativo. La unión entre Alberto Fernández y Sergio Massa (referente de Arcioni) terminó acercando más los hilos. Una intersección que, para algunos, significó un quiebre de la Provincia con la Nación. Pero ya nada fue lo mismo. A partir de que el conflicto comenzó a profundizarse, los planes cambiaron y hoy no solo surgen grandes diferencias entre el provincialismo y el Frente de Todos sino también dentro del mismo kirchnerismo. ´Están los que no se juegan por ningún lado, los que ya arreglaron con Arcioni, los que apoyan a los estatales y los que van con los petroleros de Gómez´, cuenta un referente local.
Para colmo, el paro docente generó que todos los ojos se posen en Chubut. Algo que, a duras penas, venía evitando el gobernador en su firme intención de llegar a octubre no sólo para cancelar parte importante de la deuda y terminar con el pago escalonado sino en la posibilidad de concreta de alcanzar un salvataje político ante la nueva gestión”, explica el matutino.

Guerra entre pobres

Agrega que “En este contexto, la guerra de trabajadores expuso más el clima de incertidumbre en el que vive una provincia sitiada por los cortes. ´La consecuencia directa del paro es que vamos a cobrar un 50 o 40% del sueldo y la expectativa hoy, que es día de pago, ronda sobre cuánto nos van a descontar porque estuvimos soportando un piquete en la ruta de 20 días´, describió el secretario adjunto del Sindicato del Petróleo y Gas privado de Chubut.
Como consecuencia de lo sucedido también se conoció que los diputados de provinciales interpelarán al jefe de Gabinete, Federico Massoni. Horas antes, el funcionario había responsabilizado a la Justicia por lo que viene sucediendo en torno a los piquetes y le echó culpas al gobierno nacional. ´Se trata de una ruta nacional, es competencia federal, por lo que la seguridad la tiene que brindar Gendarmería, Prefectura o Policía Federal, y acá hay muchos que están mirando para otro lado´.

Iglesia pide acuerdo social

A su vez detalla “Los obispos de Chubut expresaron su preocupación y tristeza por ´la creciente degradación de la convivencia social entre los chubutenses´ a raíz de la falta de pago de haberes a los trabajadores estatales y carencia en materia de salud y educación, por lo que consideraron necesario un ´acuerdo social´ y llamaron a la calma y la serenidad.
En un comunicado, advirtieron las distintas situaciones en las que se ´vulnera el derecho´ de los empleados públicos, de los trabajadores y de los ciudadanos, y recordaron: ´Nunca la violencia será respuesta. Para nadie. Nunca´. Asimismo, sostuvieron que es el Estado el que debe garantizar que los derechos sean respetados, el único responsable de la seguridad de las personas o grupos, y el que debe arbitrar fondos y medios pacíficos para que ´no terminen siendo los ciudadanos, los trabajadores de nuestra provincia, los que paguen con su vida, salud o buen ánimo lo que es responsabilidad de los que les compete administrar´”, expone AF.

El Interior en jaque mate

Como si fueran pocos frentes, las calificadoras comenzaron a rehacer sus informes apuntando a que las provincias fueron los «más prolíficos emisores» tras la apertura de los mercados. Ahora los inversores huyen ante la preocupación de una reestructuración. La cantidad de bonos provinciales en dólares en circulación es casi el doble de lo que era en 2001, sostienen.
Un artículo publicado por la agencia Bloomberg pone en relieve la situación de «una pila de bonos por US$15 mil millones» de los que «nadie está hablando» y que son los que emitieron las provincias argentinas para financiarse.
Los estados provinciales estuvieron entre «los más prolíficos emisores cuando los mercados internacionales de capitales se reabrieron» ante el arribo de Mauricio Macri, en 2015, añade la publicación. «Ofreciendo intereses por encima del 9%, las provincias fueron capaces de atraer a inversores hambrientos de ganancias a poco conocidos y escasamente habitados rincones del país, como la fría Tierra del Fuego o el desértico Jujuy», detalla.
Pero, ahora los operadores «están corriendo para desechar los bonos en medio de la preocupación de que los gobiernos locales usen una potencial reestructuración para reducir su propia creciente carga de deuda».

Ni una buena

Para colmo Nación salió a hablar de reperfilamiento y desató otra odisea para varios estados subsoberanos que pasaron sus ahorros en dólares a Letes. El malestar desatado entre gobernadores disparó un trabajo conjunto, en pos de resolver la queja, en los despachos de las carteras de Interior -que comanda Rogelio Frigerio- y de Hacienda.
La estrategia de la reprogramación de Letes golpeó a los gobernadores, ya agobiados por un recorte en sus recursos y por un mayor peso de sus compromisos, frente a un pesado mix que incluye el impacto de la trepada del dólar, de las medidas pro consumo de Macri (como la suba del piso de Ganancias y la quita del IVA a alimentos de la canasta básica, que recortan la coparticipación y que 15 distritos llevaron a la Corte, entre ellos Chubut) y del congelamiento del precio de los combustibles, que golpea regalías de provincias petroleras. Así las cosas, en la cabeza del vecino ya no hay octubre sin diciembre, y si las elecciones provinciales fueran ahora, otra habría sido la historia sin ninguna duda. ¿La pregunta es cómo se asume una reelección con tanta pérdida de credibilidad encima para encarar cuatro años de conducción? Macri se estaría preguntando lo mismo. Habrá que ver…

Fuentes: NA, LPO, AF, Infobae, propias