El aumento del valor del petróleo registró un nivel tope tras los ataques terroristas a la mayor planta de procesamiento de crudo del mundo en Arabia Saudita. El impresionante salto del Brent llegó a tocar el 20% hasta alcanzar los 72 dólares el barril para luego estabilizarse en 68,10, muy lejos de los 42 donde cotiza en Argentina por el techo por barril de 59 dólares a un tipo de cambio de $46. Las empresas están que arden por la escandalosa brecha que se conformó, ya que la diferencia con el barril criollo impuesto por Lopetegui es de casi 30 dólares, un nivel considerado inviable para las firmas locales.