El gobernador Mariano Arcioni no gana para marquesina. Resulta que después del affaire frustrado con Luli Salazar y la crítica del arco nacional y provincial, ahora lo salió a cruzar la propia Iglesia por no pagar “en tiempo y forma” los sueldos. Fue el jueves cuando se conoció el comunicado de los obispos y sacerdotes que afirmaron: “son tantos los derechos vulnerados que el espacio común se transforma en una selva, el ‘hombre es el lobo del hombre’ y pareciera que estuviéramos gritando ‘sálvese quien pueda’”.