Miguel Ángel Pichetto sostuvo que los dichos arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, del domingo pasado fueron «para quedar bien con el Papa» y aseguró que «no hay hambre en la Argentina».

El domingo pasado, en Salta, el arzobispo Cargnello sobre el final de su discurso le dijo en la cara al presidente Macri: «Por eso Mauricio, has hablado de la pobreza. Llevate el rostro de los pobres. Son dignos, ¡son argentinos!».

A esos dichos, Pichetto respondió: «Hablar de hambre, del concepto famélico, es una exageración. Si ven hambre que denuncien dónde. No hay hambre en la Argentina. El arzobispo carece de la diplomacia vaticana, un hombre poco inteligente. La pobreza también en Salta es estructural y de larga data. La gestualidad que tuvo con el presidente fue incorrecta, por decirlo de manera suave», enfatizó el senador rionegrino.

El candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio agregó: «Estos gestos demuestran poca prudencia, a veces diría que sobreactúan para quedar bien con el Papa. Igual es más prudente el Papa que ellos».

Pichetto había calificado de «pobre y muy grave» el mensaje que la Iglesia católica le había dado a Macri durante la visita del mandatario a Salta.