Una serie de inusitados hechos de violencia encendieron las alarmas de las autoridades policiales, luego de que, en dos episodios diferentes durante esta semana, dos menores fueran asaltados y fuertemente agredidos por parte de delincuentes.
Ambos casos tuvieron lugar en plena vía pública y las víctimas fueron adolescentes de 15 y 16 años, respectivamente.
A uno de los jóvenes lo abordaron en una complicada arteria de la ciudad, que es la avenida Agustín Pujol de la zona norte, mientras que el otro transitaba en bicicleta por la plaza del barrio Pujol cuando fue abordado por doce sujetos que le propinaron una fuerte golpiza para quitarle lo que llevaba encima.
En este contexto, los vecinos del Pujol, barrio poblado de Madryn y en el que ocurrió el segundo hecho delictivo, solicitaron tiempo atrás la colocación de cámaras de seguridad en una de las paradas de taxi y sobre la avenida Del Trabajo, “un sector de entrada y salida de la ciudad”, a la vez que reconocieron la importante presencia policial que hay en la zona.

Cortado por “tener 10 pesos”

El primer hecho aconteció en la intersección de las calles Tomás Espora y Agustín Pujol, una zona donde suelen ocurrir delitos a la luz del día y con frecuencia; allí, un adolescente de 15 años caminaba por la calle cuando un sujeto en bicicleta y otro caminando, ambos cómplices, se le acercaron y le exigieron que les entregara todas sus pertenencias, que eran una campera, la billetera y el celular.
En principio, la víctima se resistió y, al entregarles el dinero que llevaba consigo, que eran solamente 10 pesos, en represalia uno de los individuos tomó un cuchillo de cocina que cargaba entre sus vestimentas y le propinó un corte en la pierna, que luego fue diagnosticado como de carácter leve, ya que se trataba de una herida superficial.
Los ladrones escaparon con los elementos del joven, mientras que este último fue atendido en el Hospital “Andrés Ísola”, ubicado a escasas cuadras de distancia.

Actúan en ‘patota’

El segundo episodio, más violento aún, tuvo como víctima a un joven de 16 años que se movilizaba a bordo de su bicicleta en la plaza del barrio Pujol I.
Allí fue interceptado por “unas 12 personas de sexo masculino”, según precisaron fuentes policiales, al tiempo que uno de los individuos “de aproximadamente 22 a 23 años y 1,65 metros de altura, se le acercó y le preguntó si tenía encendedor”.
Intimidado por la situación, el menor le entregó el encendedor que llevaba consigo e intentó retirarse de la escena, pero recibió un golpe seco en la cara y cayó al suelo.
Seguidamente, los restantes once integrantes de la “banda” se acercaron y comenzaron a propinarle todo tipo de agresiones, entre ellas golpes de puño en el rostro y patadas en distintas partes del cuerpo, para luego robarle la mochila, que tenía en su interior una campera y un teléfono celular Samsung J5 Prime; así como también la bicicleta en la que se desplazaba, del tipo Mountain Bike rodado 26 y de color azul.

Lesiones leves

No contentos con ello, también le quitaron el buzo que llevaba puesto y las zapatillas, para luego escapar dejando a la víctima tendida sobre el asfalto.
A pesar de la brutal agresión que recibió el menor de 16 años, tras haber sido atendido en el nosocomio local, las heridas fueron catalogadas como de carácter leve y a las pocas horas fue dado de alta.
Por el hecho trabaja intensamente la División Policial de Investigaciones (DPI), con el fin de individualizar a los integrantes del grupo y continuar con las actuaciones de rigor.

Piden cámaras de seguridad

En el caso del barrio Pujol, se trata de un sector que actualmente no cuenta con cámaras de seguridad, las mismas “ya fueron solicitadas oportunamente, en agosto del año pasado, pero hasta el momento no hubo respuesta”, indicó un vecino de la zona, quien destacó que “si bien la Policía circula por acá, ello no impide que ocurran hechos de inseguridad como los que vienen teniendo lugar”.
Además, destacó la constante presencia policial a bordo de móviles y con agentes que realizan recorridas, enfatizando que el pedido más urgente de los vecinos es el de cámaras, que previamente “se solicitaron para la parada de taxis ubicada en la plaza del barrio, sobre la calle Chile, así como también otras para la avenida Del Trabajo, que es un lugar de entrada y salida de Puerto Madryn”.
También, consignó que “es un barrio muy populoso donde, al igual que en otros, hay situaciones de inseguridad, drogas y lamentablemente, muchas veces es noticia por este tipo de hechos”.

Municipalidad de Puerto Madryn