Si bien resultó positiva la primera reacción de los trabajadores estatales respecto de la nueva modalidad en el pago de los salarios y el compromiso de honrar los aumentos acordados, las medidas de fuerza no cesarán. Mientras los docentes continúan en estado de alerta y movilización y ratifican el paro de 144 horas previsto para esta semana, los trabajadores nucleados en ATE también seguirán con medidas de acción directa hasta que se conozca detalladamente cómo se hará el pago de los retroactivos, y particularmente quieren asegurarse que los aumentos acordados estén integrados a la liquidación de los sueldos de agosto que se abonarán este mes.
Así las cosas, el acercamiento del gobernador Mariano Arcioni a la Mesa de Unidad Sindical fue un paso en positivo, ya que uno de los muchos reclamos de los trabajadores era el interlocutor; puesto que la figura del ministro Coordinador, Federico Massoni, es resistida por la mayoría de la dirigencia sindical. Sin embargo, no fue suficiente, y a la apertura del diálogo piden que se sumen medidas concretas que permitan garantizar el pago de salarios de los próximos meses con mayor previsibilidad.
En ese contexto hay gran expectativa acerca de la próxima sesión de la Legislatura donde se espera el tratamiento de la reforma tributaria, una iniciativa cuya génesis es la Mesa de Unidad Sindical.
Mientras tanto, Arcioni se reunirá este martes con los intendentes para compartir información acerca de la situación económico financiera de la provincia y no se descarta una reunión con diputados de la oposición. Los legisladores ya anticiparon que buscarán consenso con el Ejecutivo para la reforma tributaria, pero además adelantaron que necesitan profundizar el diálogo con el Gobierno, puesto que la habilitación para el uso de los 15 millones de dólares para pagar sueldos, fue “el último gesto” de la oposición que reclama información acerca del plan para afrontar la crisis los próximos meses.
Comienza así una semana clave en torno al conflicto que atraviesa la Provincia con los estatales, y se esperan definiciones tanto desde el Poder Ejecutivo con las precisiones que demandan los trabajadores, como desde el Legislativo que avanzaría en una herramienta que promete mejorar la recaudación.

Definiciones

En otro frente, Arcioni estaría insistiendo esta semana ante la Corte Suprema de Justicia, definiciones sobre el Fondo Sojero. La Corte resolvió en junio pasado abrir un proceso de diálogo por 90 días entre las provincias y el gobierno nacional con el objetivo de llegar a un acuerdo por la eliminación del Fondo Federal Solidario, popularmente denominado Fondo Sojero.
El canal de diálogo por 90 días no tuvo resultados y según trascendió, Chubut está preparando la documentación para presentar esta semana ante la Corte Suprema un pedido formal para que resuelva la disputa por el Fondo Sojero, que en el caso de Chubut implicó una pérdida de fondos superior a los 920 millones. El pedido se fundamentaría en la negativa por parte del Ejecutivo nacional de avanzar en la instancia de diálogo impuesta por el Tribunal supremo.

Resistiendo

El presiente Mauricio Macri parece haberse resignado ante la adversidad adoptando una medida que resistió durante varios días según afirman los analistas cercanos a la Casa Rosada, y este domingo decidió establecer un control de cambios que busca entre otras cosas, bajar la tensión en los mercados.
Todo indica que el Gobierno se vio obligado a establecer estos controles tras la pérdida de más de 13.000 millones de dólares de reservas sólo en agosto, una aceleración en los retiros de depósitos, la falta de apoyo externo e incertidumbre política.
Lo fundamental de las medidas anunciadas este domingo pasa por restringir la compra de dólares a particulares y obligar a los exportadores a liquidar las divisas en plazos breves.
Las personas físicas no tendrán ninguna limitación para comprar hasta u$s 10.000 por mes y necesitarán autorización para comprar sumas mayores a ese monto. Las operaciones que superen los u$s 1.000 deberán realizarse con débito a una cuenta en pesos, ya que no podrán realizarse en efectivo.
La conducción económica aclaró que nadie está limitado para extraer dólares de sus cuentas, que no hay ningún impedimento al comercio exterior, ni restricciones sobre los viajes.
Sin embargo, no podrán realizarse transferencias de fondos de cuentas al exterior de más de 10.000 dólares por personas y por mes. En medios del mercado de cambio, se teme que esta restricción lleve a que particulares temerosos decidan retirar sus depósitos. Tal vez por esta razón es que los bancos están habilitados a extender su horario hasta las 17 horas por un mes. En fuentes del sistema bancario se comenta que las entidades han ido acopiando dólares para hacer frente a una demanda extraordinaria de retiros.
El efecto conjunto de la restricción a la compra de divisas y la obligación a los exportadores para que liquiden debería tender a descomprimir las tensiones en el mercado de cambios, según primeras evaluaciones de los analistas.
Sin embargo, se plantean dudas en cuanto a cuál será la reacción del público. En lo inmediato este lunes comenzaran a operar algunos fondos comunes de inversión y se esperan importantes retiros que podrían alimentar la demanda de divisas. En este contexto también será clave la política de intervención del Banco Central.