NEUQUÉN – Un joven realizó una propuesta en las redes sociales, para ofrecer un servicio al que denominó “delivery de borrachos”, es decir, traslado de personas ebrias a boliches bailables, y luego a sus casas.

A pesar de que se trataba de una broma, en apenas tres días recibió el pedido de casi una veintena de vecinos de la localidad cordillerana, que querían que él los llevara al boliche.

“Yo era de tomar en los asados, pero hace unos seis meses me di cuenta de que no lo hacía con ganas y decidí dejarlo”, explicó el «emprendedor» de 22 años, que reside ive en el barrio Sapere.

Además, trascendió que, con el tiempo, y luego de varias borracheras, el joven se convirtió en el conductor designado de su grupo de amigos.

Como «chofer» designado por sus amistades, pensó en hacer una broma en Facebook, donde proponía llevar a otros jóvenes desde el lugar de la previa hasta el boliche, y desde el local bailable hasta la casa de cada uno.

“Lo publiqué el miércoles pasado y para el viernes ya tenía 15 mensajes que me preguntaban si podía llevarlos”, contó.