El peronismo se garantizó el control de un organismo clave para los impuestos provinciales al aprobar la reelección de Roberto Arias al mando de la Comisión Arbitral del Convenio Multilateral (Comarb) de Ingresos Brutos por otros cuatro años. Se trata de un ente muy importante en la disputa federal, ya que administra los conflictos entre jurisdicciones sobre la distribución de la base imponible de IB, especialmente de los grandes contribuyentes con actividad económica en más de una provincia.