Con la ratificación de las medidas de fuerza gremiales y el paro anunciado de 144 horas por parte de los trabajadores estatales, este lunes trascendió que estudiantes de la Escuela 736 se reunieron en asamblea para resolver la eventual “ocupación pacífica” del edificio.
La institución se suma a otras cinco que, hasta el momento, permanecen tomadas por sus alumnos; una metodología que busca visibilizar diferentes reclamos ligados a la educación pública, entre ellos los problemas edilicios, los días sin clase y la situación de los salarios de docentes y auxiliares.
Finalmente, la toma se concretó y, desde entonces, la comunidad educativa de la 736 “Aviadores de Malvinas”, ubicada en la calle Agustín Pujol al 200, permanece custodiada por el estudiantado.

Históricos problemas

La situación de la Escuela 736 es de larga data, siendo su principal inconveniente edilicio el de la calefacción; durante la segunda mitad de julio de este año, fue una de las pocas instituciones donde se realizaron obras, en este caso, para la puesta en marcha de los equipos de calefacción.
Años atrás, el gobernador Mario Das Neves incluso había inaugurado obras en el establecimiento, concretamente la extensión de dos aulas nuevas; no obstante, la problemática en el suministro de gas se fue prolongando, al punto de no poder calefaccionarse el edificio, lo que repercutió en el dictado de clases.

Docentes avalaron la medida

Actualmente, la institución presenta no sólo problemas con el gas, sino también con vidrios y ventanas rotas las cuales no fueron reparadas desde hace tiempo; a su vez, los estudiantes reclamaron poder regresar a clases, luego de prácticamente dos meses sin concurrir a las aulas.
Luego de la asamblea, finalmente tomaron la decisión de avanzar con la “ocupación pacífica” del edificio, la cual destacaron que contó “con el acompañamiento de los padres y los profesores” de la comunidad educativa.
Bajo la consigna de “la educación es un derecho, no un privilegio”, los alumnos habían realizado una convocatoria para las 12 del mediodía del lunes, en la que resolvieron llevar adelante la medida, sumándose a las escuelas Politécnica 703, 728, 741, 750 y 789.

Asesoramiento a estudiantes

Una vez decidida la ocupación, referentes de la Asociación Trabajadores de la Educación del Chubut (ATECh) concurrieron a las instalaciones de la Escuela 736, ubicada a pocos metros del Hospital Zonal “Dr. Andrés Ísola”, donde asesoraron a los alumnos respecto de la metodología, que sería similar a la del resto de los establecimientos: se realizarán guardias y algunos estudiantes pernoctarán en el edificio, además de que se prevé otra serie de actividades artísticas para exponer la situación de la educación pública a nivel local, en sintonía con lo que ocurre en el plano provincial.

Cables pelados y puertas rotas

En diálogo con El Diario, una de las alumnas de sexto año de la escuela, Melanie, precisó que “queremos dar a conocer la situación que estamos pasando, porque la infraestructura es lamentable; por citar algunos ejemplos graves, las ventanas del SUM directamente se caen, no las tenemos, por lo que pasar el invierno acá fue muy feo, nos moríamos de frío” y agregó que “los tomacorrientes están rotos, los cables pelados donde tranquilamente alguien puede salir lastimado; las puertas de las aulas no se pueden cerrar porque no tienen picaporte, sin mencionar que la calefacción de la escuela no funciona correctamente”.

Ingresan desconocidos

Además, precisó que “si se prende la calefacción en el SUM, no se puede usar en las demás aulas”, sumando a ello que “la reja perimetral de los costados de la escuela no está completa, lo cual permite la entrada de ciertos individuos o personas desconocidas para a institución, que lamentablemente sólo vienen a hacer maldades y romper las cosas de la escuela”.
Por otra parte, expuso que “algunas luces del SUM se caen, hemos llegado a la escuela y nos encontramos con las luces en el piso; también en los baños, ya sean de hombres o mujeres, hay azulejos que se caen y espejos pegados con cinta” y concluyó que “nos preocupa muchísimo, por eso queremos que la comunidad entienda por lo que estamos pasando”.

Marcha de antorchas

Como ha ocurrido varias semanas atrás, el lunes por la tarde se realizó una nueva “Marcha de antorchas”, la cual inició a partir de la propuesta de los Institutos de Formación Docente 803 y 805, desde los cuales advirtieron que peligra la continuidad de varios talleres y carreras por el conflicto docente, así como también por la falta de personal auxiliar y el recorte de horas extras, utilizadas para el dictado de los contenidos.
La convocatoria también se extendió a otros sectores, principalmente aquellos ligados a la educación pública, en virtud de poner en conocimiento al resto de la comunidad del impacto de la crisis en el desarrollo académico, tanto en los niveles Inicial y Primario, como así también en los niveles Medio y Superior.

Municipalidad de Puerto Madryn