LA ASOCIACIÓN “ADULTOS POR LOS DERECHOS DE LA INFANCIA” VIAJÓ A MADRYN PARA LA AUDIENCIA

Cámara Penal define hoy el futuro de la pareja condenada por abuso de un menor


En las inmediaciones de la Cámara Penal de Puerto Madryn tendrá lugar, sobre las 12 de la tarde de hoy, una nueva audiencia en la que un tribunal resolverá el recurso de apelación planteado por los dos condenados por el abuso sexual de un menor, ocurrido en Puerto Pirámides cuando el niño tenía entre 5 y 9 años de edad.
En este sentido, los titulares de la Asociación Adultos por los Derechos de la Infancia, Sebastián Cuattromo y Silvia Piceda, arribaron esta semana a la ciudad para acompañar al padre del menor en la audiencia y, a su vez, brindar charlas en Madryn, Trelew y Rawson con el objetivo de visibilizar una problemática que, en los últimos años, ha tenido una mayor exposición a partir de casos de alto perfil mediático, que sirvieron como puntapié inicial para que muchas víctimas lograran exponer los abusos sufridos durante la infancia y adolescencia.
“Nosotros tenemos como lema un proverbio que dice que ‘para criar a un niño, hace falta una aldea’, y realmente estamos convencidos de que, exceptuando a los abusadores, las abusadoras y sus cómplices, no hay persona adulta de buena voluntad que pueda sentirse indiferente frente a la suerte de las niñas y niños de su comunidad”, sostuvo Cuattromo.

El caso “tuvo un logro formidable”

Al respecto, mencionó que “por un lado, en particular y en nombre de nuestro colectivo y de otras organizaciones en lucha en todo el país, estaremos claramente manifestando un apoyo y acompañamiento público a esta larga lucha en búsqueda de reparación y Justicia para el niño víctima en Puerto Pirámides, en el marco de esta lucha que han llevado adelante sus adultos protectores y que tuvo un logro formidable este año, nada menos que en un juicio que terminó con la condena de quienes fueron los agresores”.
Al mismo tiempo, sostuvo que “invitamos, por supuesto, a que la comunidad, en el mejor sentido, aproveche esta oportunidad; siempre decimos que cada vez que un niño, niña o adolescente logra poder hablar, compartir y manifestar el hecho de haber sido víctima de abusos, eso nos interpela y nos desafía críticamente como comunidad adulta; por un lado, a actuar en defensa y protección de esos niños de manera inexcusable”.

Hacia la “reflexión crítica”

Por otra parte, sostuvo que “también, tenemos que hacernos cargo, esto tiene que ser una oportunidad maravillosa para que como comunidad llevemos el tema a una verdadera reflexión crítica, colectiva, a nuestra agenda pública, de preocupaciones y ocupaciones, para que signifique un verdadero antes y después con respecto al cuidado de la infancia frente a este delito”.
Para Cuattromo, “hay que estar a la altura de las circunstancias y honrar a esa niña, niño, que nos viene con su verdad, a pedir ayuda no sólo a sus adultos protectores más cercanos, sino al conjunto de la comunidad adulta; algo frente a lo cual tenemos que saber estar a la altura como comunidad, por eso aprovechamos a convocar al conjunto de la comunidad de Madryn”.

Charlas abiertas

En esta línea, anticipó que “no sólo estaremos en la audiencia de apelación que se realizará, sino que también realizaremos, el miércoles a las 5 de la tarde en Puerto Madryn, en Juan Muzzio y Héroes de Malvinas, una charla en la que brindaremos nuestros testimonios y los compartiremos con la comunidad, y luego tendremos la suerte de volver a hacerlo acá en la ciudad, el viernes a las 19 horas en la radio Namunkurá; al día siguiente, también nos encontraremos a las 4 de la tarde en la Junta Vecinal del barrio Fontana, en Buenos Aires 767” y resaltó que “serán tres oportunidades de encuentro abierto con la comunidad de Madryn, mientras que el martes estuvimos en Trelew y el jueves haremos lo propio en Rawson”.

El rol del Estado

Finalmente, Cuattromo resaltó que “nosotros tenemos como lema un proverbio que dice que ‘para criar a un niño, hace falta una aldea’, y realmente estamos convencidos de que, exceptuando a los abusadores, las abusadoras y sus cómplices, no hay persona adulta de buena voluntad que pueda sentirse indiferente frente a la suerte de las niñas y niños de su comunidad”, agregando que “por un lado, están las obligaciones del Estado como garante de los derechos de la infancia, y al mismo tiempo, del conjunto de la comunidad adulta; por eso, estamos esperando estos encuentros de los próximos días con mucha esperanza”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS