Faltaban algunos minutos para las 8.30 de la mañana de este martes cuando los ladrones -al menos cinco, fuertemente armados- ya estaban ubicados en sus puestos estratégicos, en las puertas de la sucursal Lomas del Mirador del Banco Supervielle, casi en el cruce de la avenida General Mosconi y Formosa de la localidad bonaerense.
Uno esperaba en la parada de colectivo de la línea 284, otro aguardaba en la puerta de un quiosco contiguo a la sede bancaria. Los demás estaban disimulados entre jubilados: a esa hora había ya varios clientes en la vereda, que aguardaban la apertura al público de la entidad. El grupo comando estaba listo para dar el golpe y asaltar un camión de caudales.
Pasadas las 8.28 llegó el camión blindado de la empresa de seguridad privada Prosegur. Como es protocolo en estos traslados, se bajaron dos custodios armados y se pusieron a ambos lados del vehículo mientras que un portavalores llevaba las sacas con el dinero. Apenas un minuto y medio después, las cámaras registraron a los delincuentes escapando con más de tres millones de pesos en sus manos.
El incidente terminó sin heridos. No hubo disparos. Según contaron testigos, los ladrones insultaron a los vigiladores, los redujeron y les quitaron las armas. Una vez efectuado el robo, los asaltantes escaparon corriendo y subieron a un auto que tenían estacionado a poco más de una cuadra.
La secuencia quedó registrada en las cámaras de seguridad de los comercios aledaños ubicados en la zona comercial, que el fiscal Juan Marcelo Diomede, de la Unidad Funcional de Instrucción 5 de La Matanza, ordenó analizar.