La candidata a vicepresidente del Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, presentó este lunes su libro «Sinceramente» en el microestadio de la ciudad santacruceña de El Calafate. Entre los invitados especiales se encontraban el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, y el ex ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Norberto Yauhar, quienes fueron ubicados en primera fila de auditorio.
En El Calafate Cristina Kirchner tiene uno de sus tres domicilios declarados, en el cruce de las calles Padre de Agostini y Los Tehuelches, un lugar al que siempre se refirió como su «lugar en el mundo».
Fernández hizo una advertencia al peronismo: “Espero que todos los que pensaron que tenían destinos individuales entiendan que no hay destinos individuales en el campo nacional popular democrático”.
Agregó que “el proyecto argentino requiere la profunda unidad del sector popular que quizás sin estar unidos en todo coincidan en lo central del país”.
Cuando habló sobre Mauricio Macri se refirió a él como “chispita” e indicó que “es muy complejo todo lo que paso en estos cuatro años”. “Estamos pagando todavía la deuda de la familia de él del año 82”, en relación a la deuda de la familia del actual presidente.
La compañera de fórmula de Alberto Fernández reaparece públicamente tras su estadía en Cuba para acompañar a su hija Florencia. Y lo hizo justamente el día siguiente al primer debate presidencial, al que aportó su propio análisis y balance.
Aclaró que sólo vio completa la parte de economía, y consideró «un escándalo» la afirmación presidencial de que dos de cada tres dólares que tomaron de deuda fue para pagar la deuda contraída en los doce años de kirchnerismo.