En el marco de la causa “Langostino Santo”, esta semana, la Sala 4 de la Cámara Federal de Apelaciones ratificó nuevamente las condenas a quienes fueron juzgados por el hallazgo de 110 kilos de cocaína de “máxima pureza” en la empresa pesquera Poseidón, por entonces propiedad del empresario Omar “Cura” Segundo.
Según lo expuesto en la causa judicial, la droga iba a ser trasladada desde Puerto Madryn hacia España, y provenía de Colombia.
Ahora, el expediente fue nuevamente remitido al Tribunal Oral Federal (TOF) de Comodoro Rivadavia, desde el cual se dirimirán los próximos pasos.
En este contexto, Segundo fue condenado a nueve años de prisión por el delito de “almacenamiento de estupefacientes”, mientras que la misma pena por el mismo delito fue impuesta sobre Nicolás Seoane, “bróker” que funcionaba como uno de los eslabones de la operatoria para exportar la cocaína a España.
Asimismo, el único detenido hasta el momento es el ciudadano español Rafael Aranda Barberá, a quien le dieron nueve años, mientras que el taxista Juan Eduardo Burgos, de la ciudad de Mar del Plata, fue condenado a cuatro años de cárcel.
La droga hallada escondida en cajas de langostino, de origen colombiano, era de “máxima pureza”, según se confirmó durante la investigación; fue hallada por una empleada que, tras notar algo raro, dio aviso de lo que había hallado.

Trasladarán el expediente

En esta línea, desde el TOF de la ciudad petrolera, el secretario Raúl Tótaro precisó que las condenas fueron ratificadas y que, una vez que el expediente arribe a dicha repartición judicial, “seguramente se ordenarán las detenciones, ya que las condenas han sido ratificadas en varias instancias, sin modificaciones”, aclarando que “si bien aún quedaría una instancia más, habitualmente se procede a la detención para que comiencen a cumplir las condenas a las que han sido sometidas estas personas”, de acuerdo a lo relatado a un medio del Valle.
Por estos días se concretaría el traslado del expediente, a cargo de la Policía Federal Argentina (PFA), a la oficina judicial, lo que arrojaría novedades inminentes respecto de las eventuales detenciones de los tres ciudadanos que todavía permanecen en libertad, a más de seis años del hallazgo de una cantidad de droga que, según algunas versiones, habría superado la tonelada; no obstante, solamente se constató la presencia de 110 kilos de cocaína de máxima pureza, disimulada en cajas de langostino.

El español fue expulsado del país

En agosto del año pasado, el tribunal, integrado por los jueces Enrique Guanziroli, Nora M. T. Cabrera de Monella y el juez subrogante de Ushuaia, Luis Giménez, encontró culpables a los acusados y estableció penas menores a las que habían sido solicitadas por fiscal Teodoro Nurnberg, condenando a nueve años de prisión a Héctor Omar “Cura” Segundo, así como también a la misma pena a Nicolás Seoane, en ambos casos por “almacenamiento de estupefacientes”.
Además, fue condenado a nueve años el ciudadano español Rafael Aranda Barberá, aunque por el delito de “transporte de estupefacientes”, en relación al hallazgo de droga más significativo en la historia de la ciudad, el 10 de junio de 2013.
Aranda Barberá ya goza de libertad, en virtud que el 29 de marzo de este año cumplió la mitad de su pena y se acogió a la figura de extrañamiento, que le permitió pedir ser expulsado del país.
Por su parte, el taxista marplatense Juan Eduardo Burgos, considerado un eslabón esencial para la conformación de la empresa “Mar Pesca Azul Argentina”, que realizaría la exportación, recibió la pena de cuatro años de cárcel.

A más de 6 años del hecho

El fiscal general Teodoro Nurnberg, en tal momento, resolvió no acusar a Salvador Alejandro Pennissi, por entonces presidente del Directorio de Poseidón.
Los otros cuatro sujetos fueron condenados en agosto de 2017, sin embargo, a dos años del fallo, casi en su mayoría permanecen en libertad, sin que se haya aplicado el efectivo cumplimiento de las penas.
En cuanto a la cocaína hallada en la firma pesquera en junio de 2013, se constató que se trataba de 110 kilos de cocaína de máxima pureza, en el orden del 98 por ciento, y de origen colombiano.
La misma había sido encontrada por una empleada que manipulaba una de las cajas, la cual luego dio aviso del hallazgo y se produjo la correspondiente intervención policial que dio origen a la resonante causa.

Municipalidad de Puerto Madryn