Este martes se concretó la audiencia preliminar del caso por el robo al drugstore ocurrido el pasado 2 de diciembre de 2018, que tiene como coimputado a Elías Sandoval. La representante de fiscalía leyó la acusación, ofreció prueba y solicitó que se eleve la causa a juicio oral y público. El defensor cuestionó la calificación legal escogida por la fiscalía y postuló la de “robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada”, como calificación alternativa.
El hecho ocurrió el 2 de diciembre de 2018, a las 8.40 horas, cuando Axel Soriani, junto a Elías Sandoval, entraron a un Drugstore sobre la Av. Kennedy. Soriani sacó un arma de fuego e hicieron ingresar a un menor y un mayor al local comercial apoderándose de dinero en efectivo y bebidas alcohólicas. Todo quedo filmado con cámaras de video en el interior y exterior del comercio. Se produjo un forcejeo entre Soriani y el menor-víctima que tomó el arma de fuego que había quedado en el suelo. Soriani fue detenido y Sandoval huyó del lugar. Luego Sandoval fue reconocido por las cámaras de seguridad y se dictó una orden de rebeldía y captura en su contra; sin embargo estuvo prófugo un tiempo para luego ser detenido, según resumió el representante de fiscalía.
El hecho fue calificado jurídicamente como “robo agravado por el uso de arma de fuego”, en calidad de coautor para Sandoval, estimándose en caso de recaer condena una pena de 7 años y 4 meses de prisión.
El otro coimputado en la causa, Axel Soriani, fue condenado previamente mediante juicio abreviado a la pena de 6 años y 8 meses de prisión efectivos.
Por su parte, el defensor no se opuso a la elevación de la causa a juicio pero sí cuestionó la calificación legal propuesta ya que “el hecho lo comanda Soriani, que llegó al lugar, se puso la capucha y poseía el arma de fuego”, propiciando la teoría de la participación paralela y que no se puede achacar a su defendido el conocimiento que el arma estuviera cargada. “Cada uno responde en la medida de su acción”, aseguró el defensor, postulando la de “robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada”, como calificación alternativa.
Seguidamente, la jueza resolvió elevar la causa a juicio con la calificación legal propuesta por la fiscalía, pero dejando sentada la calificación alternativa propuesta por el defensor. «Hubo una coautoría de tipo objetivo, con división de roles y división funcional de tareas de los autores», consideró.
Luego se pasó al ofrecimiento de prueba documental y testimonial a ventilar en el futuro debate y se realizaron convenciones probatorias.

Medida de coerción

Finalmente, el funcionario de fiscalía requirió el mantenimiento de la prisión preventiva de Sandoval hasta el debate, en base a los elementos de convicción existentes, y la existencia de los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación. Mencionó la gravedad del hecho, que el imputado posee antecedentes penales y que se mantuvo prófugo de la Justicia en el presente caso.
En contraposición, el defensor se opuso y requirió su libertad con medidas sustitutivas como presentaciones familiares y prohibición de acercamiento y contacto con las víctimas.
Por último, la jueza resolvió mantener la prisión preventiva de Sandoval hasta el juicio en base a la gravedad del hecho, la pena en espera y la existencia de los peligros de fuga y entorpecimiento.
La audiencia preliminar fue presidida por Raquel Tassello, jueza penal; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Ricardo Carreño, funcionario de fiscalía; en tanto que la defensa del coimputado Sandoval estuvo a cargo de Guillermo Iglesias, abogado de confianza del mismo.