Un hito pocas veces visto se produjo ayer en la reunión anual de la XXV Conferencia de la Unión Industrial Argentina (UIA) de la que participó el presidente electo, Alberto Fernández, y el mandatario saliente, Mauricio Macri, además de importantes empresarios de todo el país con fuerte presencia de industriales chubutenses.
Con un fuerte discurso en favor de reactivar la actividad industrial y el consumo, en el que también repasó algunos de los que serán sus principales ejes de gestión económica, el presidente electo, Alberto Fernández, sentó las bases del período que comienza y generó fuertes expectativas.
Antes los industriales que lo escuchaban con atención, Fernández prometió que su gestión apuntará a reactivar la producción y el consumo, que hará un control de las importaciones de los productos extranjeros que compitan con la industria local, y que buscará que los bancos vuelquen el crédito a los sectores que inviertan en la economía y no en la especulación.
“La Argentina no necesita de los que especulan, necesitan de los que invierten y dan trabajo”, afirmó Fernández, en un fuerte llamado a «reactivar la economía» de la mano de la actividad industrial.
Además, lanzó un mensaje a los acreedores externos, entre ellos el Fondo Monetario Internacional (FMI). «No vamos a dejar que las obligaciones externas, que son muchas y que han sido acordadas de un modo delirante, porque pidieron mucha plata a pagar muy rápidamente, no vamos a dejar que esa realidad se lleve puesta a la industria y al trabajo, y que genere más pobreza y desocupación. Vamos a pagar el día que hayamos crecido más, producido más, y hayamos conseguido los dólares para pagar nuestras deudas», afirmó. Y agregó: «No quiero hacerle quitas a nadie, no quiero dejar de pagar lo que debemos, sé que esta terrible y ridícula deuda lo tomó un gobierno democrático y el resto del mundo no tiene la culpa de lo que elegimos los argentinos. Pero esta vez la deuda no la va a pagar los que menos tienen, no la van a pagar los que producen, los que dan empleo».

Mensaje para los vecinos

Por otro lado, destacó que vio «con alegría» que el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, haya propuesto «tener un vínculo pragmático para el Mercosur».
«Vi con alegría que el presidente de Brasil propuso tener un vínculo pragmático para el Mercosur», sostuvo el futuro mandatario. «Es lo que tenemos que hacer, porque el Mercosur va a superar a Bolsonaro y a Alberto Fernández», destacó el dirigente peronista.
En ese sentido, el futuro jefe de Estado subrayó que el bloque comercial regional es necesario para «construir un mercado común que permita afrontar el desafío de la globalización con otra fuerza».

Las urgencias de la industria

En ese marco, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Ángel Rodríguez, estimó públicamente que el país necesitará crecer durante diez años al 4% anual solo para recuperar el nivel productivo que había en 2011. Además, alertó que este año «cerrará con un PBI industrial inferior al de 2009, y con el cierre de más de 4 mil empresas, de las cuales el 95% eran pymes». «El panorama es aún más complejo si tomamos en cuenta las asimetrías estructurales del territorio nacional. Debido a los costos logísticos, las empresas radicadas en el interior pierden competitividad», enfatizó.
Para Rodríguez -vicepresidente PyME de la UIA- para crecer «el primer paso es reactivar el mercado interno. También, es clave terminar con el ahogo financiero y fiscal al que están sometidas las empresas, para que así se recomponga el capital de trabajo». «Es fundamental poner en marcha un plan de desarrollo», sostuvo el dirigente, al exponer en la apertura de la 25 Conferencia Industrial de la UIA, que se lleva a cabo en el complejo Parque Norte, de este capital.
En ese marco, Rodríguez resaltó que «es imprescindible contar con una economía estable y previsible, que permita recuperar el capital de trabajo e invertir en nuevas tecnologías». A su criterio, «el desafío del Gobierno que asumirá el 10 de diciembre entrelaza componentes sociales, económicos, políticos y productivos».
Ya a principios de octubre, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, tras mantener diversas reuniones, había respaldado la candidatura de Fernández por considerar que tendrá una «mirada más productiva».
A su vez, había delineado fuertes críticas hacia las políticas económicas de la gestión de Cambiemos al argumentar que había ignorado al sector en su Presidencia. Según la entidad, la actividad industrial cayó 7% interanual en septiembre último, con lo que sumó el décimo séptimo mes consecutivo a la baja.
«Y tienen razón. Vamos a hacer todo lo contrario a lo que está pasando: no vamos a premiar a los que especulan, vamos a ayudar a los que producen, nos vamos a preocupar por los que trabajan, vamos a poner en marcha a la economía una vez más. Ése es el desafío que tenemos», añadió. En ese marco, el futuro Presidente ratificó su intención de forjar un acuerdo multisectorial para salir de la crisis «entre todos, en una mesa común, firmando un contrato social». «Estoy renunciando a mi capacidad de decidir solo y quiero que lo hagamos todos. No alcanza un Presidente ni una vicepresidenta, ni un montón de diputados y senadores: hace falta el compromiso social de todos y cada uno», indicó.
«¿Cuánto tiempo más van a pensar que el ajuste es la solución de las sociedades? ¿Cuánto tiempo más vamos a seguir creyendo que esta sociedad se arregla tirando por la ventana a 10 o 20 millones de personas? No dejemos que la gente salga a la calle a decir `no damos más´: abracemos a todos los argentinos que la están pasando mal y hay que hacerlos parte de la sociedad que queremos construir», concluyó. Tras escuchar a Alberto Fernández, ahora los empresarios más allá de las expectativas generadas, ahora esperan medidas concretas y de manera urgente ante el año que se avecina. Habrá que ver…

Fuentes: NA, Ámbito Financiero, LN.