En el marco de la causa que investiga el homicidio de Agustín Tesoro, de 18 años, ocurrido el pasado jueves 7 de noviembre en las inmediaciones de Playa Kaiser, desde la Fiscalía advirtieron que algunas aseveraciones vertidas por familiares de los imputados a través de medios de comunicación y redes sociales “buscan mejorar su situación en la opinión pública”, no así en el fuero penal, donde las evidencias recolectadas hasta el momento ubicarían a los dos presuntos agresores, de 18 y 16 años, en cercanías del lugar del hecho durante la madrugada del fatídico día, en el cual horas después sería hallado el cuerpo de la víctima en la zona costera.

Incautaron ropa con sangre y la computadora

A su vez, los dos imputados, patrocinados por la defensora pública Angélica Leyba, no declararon durante la audiencia de control de detención celebrada días atrás en los Tribunales de Puerto Madryn.
Al respecto, el fiscal general Daniel Báez se refirió a las “distintas manifestaciones de familiares de los detenidos que solo se han volcado en los medios de comunicación, pero no realizaron ningún planteo ante el Juez de Garantías que interviene en la causa; es decir, esas manifestaciones virtuales parecen solamente dirigidas a intentar mejorar su situación en la opinión pública pero no su grado de responsabilidad en sede penal”.
Sobre esto último, detalló: “Por ejemplo, cada diligencia procesal, como los allanamientos a los imputados donde se secuestró la notebook y la ropa con sangre, se realizaron con orden judicial como marca la ley y con todos los recaudos legales, por ejemplo, la presencia de testigos civiles. Y todas las pericias que se realizan cuentan con el control de la defensa de los imputados”.

Los dichos “no son reales”

Por otra parte, el funcionario judicial aseguró que “las personas detenidas por orden judicial decidieron no declarar, manteniendo silencio sobre los hechos que se le atribuyen, por lo que las distintas manifestaciones de familiares sobre el proceso no son reales”.
El cuerpo sin vida de Agustín fue hallado por una persona que hacía actividad física en la zona de la costa sobre Playa Kaiser, frente al club de rugby local, la mañana del jueves 7 de noviembre. La autopsia la realizó el Cuerpo Médico Forense y determinó que el joven tenía siete puñaladas. “Las heridas que le causaron la muerte fueron dos en el cuello corto-punzantes. Además, tenía otra cinco puñaladas en el abdomen”, revelaron desde la Fiscalía en función del informe forense.

Venta, disputa y crimen

Los fiscales poseen varios puntos indiciarios sobre la autoría de los imputados en el crimen que permitieron que el juez Horacio Yangüela ordenara su detención. “Los dos jóvenes fueron las últimas personas que estuvieron junto a la víctima. Cuando fueron entrevistados en calidad de testigos, uno de ellos dijo que le había entregado la notebook a Tesoro. Incluso detalló que le dio una bolsa para que se la lleve. Pero en el allanamiento realizado en su domicilio, la computadora de la víctima estaba escondida debajo de unas maderas”, detalló el fiscal y explicó que Agustín le había entregado la notebook para que la venda, pero después su padre le dijo que no lo haga y fue a pedirle que se la devuelvan. “Es una computadora ‘gamer’, con un valor de mercado de aproximadamente 100 mil pesos”, señalaron.
Concretamente, la víctima habría intentado vender el dispositivo a través de sus dos amigos, que se habrían ofrecido a hacer la operación, pero al intentar recuperarla tuvo lugar la disputa que terminó con el brutal ataque hacia el joven, aparentemente perpetrado por los dos detenidos, uno de los cuales es experto en artes marciales, concretamente en Tae Kwon Do.
El otro detenido, por ser menor de edad, permanece alojado en el Centro de Orientación Socio Educativa (COSE), a la vera de la Ruta Nacional 3.

En dos semanas, las pericias

Por otro lado, en el CCT Conicet-Cenpat por estos días se realizan las pericias de rigor sobre los elementos secuestrados; el equipo liderado por el genetista Néstor Basso analiza ropa con manchas que en principio se suponía eran hemáticas, lo cual fue luego confirmado por Báez; la sangre fue hallada en los domicilios de los dos detenidos, de acuerdo a lo precisado por el Ministerio Público Fiscal.
También, peritarán los celulares y la notebook de la víctima; en el primer caso, las antenas de los mismos ubican a los presuntos victimarios y a la víctima en cercanías de donde fue hallado el cuerpo.
Consecuentemente, en aproximadamente 15 días se podrían llegar a conocer los resultados preliminares de los análisis de ADN sobre las ropas con manchas hemáticas halladas en los domicilios de “J. S.”, de 18 años, y del menor de 16, imputados de “homicidio agravado por alevosía” de Agustín Tesoro.

Municipalidad de Puerto Madryn