La actualización del valor del índice Remuneración Imponible Promedio de Trabajadores Estables (RIPTE) por parte de la Secretaría de la Seguridad Social, que surge del pago de aportes y contribuciones de los empleadores al Sistema Integrado Previsional Argentino, posibilitó completar la fórmula de Movilidad de las Jubilaciones y Pensiones y Asignación Universal por Hijo, porque sólo se conocía el primer componente, la inflación, en este caso de septiembre último.
De los datos oficiales surgió que el RIPTE ascendió en el noveno mes del año a 45.485,23 pesos, registrando un incremento de 9,34% en el trimestre, mientras que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se incrementó entre julio y septiembre de 2019 en 12,51%. De ahí se desprende que el índice de movilidad se incrementó 11,57%, tomando en cuenta el 30% de la variación del primer componente (2,81 puntos porcentuales) y el 70% de la del segundo (8,75 pp).
Ese será el porcentaje de aumento que recibirán el conjunto de unos 19 millones de personas: 5,1 millones de jubilados, 2,6 millones pensionados y pensiones contributivas; 4,3 millones de beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y 7,2 millones de Asignaciones Familiares por escolaridad, en marzo próximo, según las pautas del Presupuesto 2020, siempre y cuando el gobierno del presidente electo mantenga en vigencia la reformada Ley de Movilidad 27.426, del 28 de diciembre de 2017, que cambió la fórmula de cálculo, al reemplazar la variación de los recursos de la Anses por el índice de salarios.
A partir de ahí, de no mediar modificaciones legislativas, el haber mínimo de las jubilaciones será desde marzo y hasta mayo de 2020 de 15.694,76 pesos; mientras que la Asignación Universal por Hijo subirá a 3.061,70 pesos por beneficiario, hasta un máximo de cinco por hogar.

Acumulado de 2019

De acuerdo con el Relevamiento de Expectativas de Mercado que recibe el Banco Central, la inflación habrá acumulado a diciembre próximo 54,54%, y los valores de la jubilación mínima, con 14.067,42 pesos, y la AUH a 2.744,24 pesos, se habrán incrementado 50,76% en todo el año, y significarán una pérdida de poder adquisitivo entre extremos de 2,44 por ciento.

El próximo ajuste, con el medio aguinaldo

En diciembre, los jubilados, pensionados y demás beneficiarios de la Seguridad Social recibirán un aumento de 8,74%, por la combinación de suba de 6,94% del salario promedio del trabajador estable en el semestre previo; y de alza de los precios en 9,5%, según el Indec.
A su vez, la Asignación Universal por hijo, que en marzo tuvo un adelanto para todo 2019 del 46%, que era la expectativa de inflación que el Gobierno tenía en ese momento, debería recibir en diciembre una compensación de 3,8%, para equiparar el ajuste acumulado en un año de la movilidad jubilatoria de 51,11 por ciento.
Con esos ajustes, el gobierno del presidente Mauricio Macri cerraría su ciclo con una pérdida de poder adquisitivo por parte de los 19 millones de beneficiarios de la movilidad jubilatoria de un 18%, como consecuencia de ajustes acumulados de 227% e inflación de 300 por ciento.
La relación entre los aumentos de los haberes y del alza de los precios entre diciembre de los últimos cuatro años fue la siguiente: en 2016: 31,68% contra 39,70%, quedaron 5,74% abajo en términos reales; en 2017: 28,01% contra 24,81%, recuperaron 2,55% de poder de compra; en 2018: 28,46% contra 47,61%, perdieron 12,97% en valores ajustados; y en 2019: 51,11% contra 55,4% provisorio; caerían 2,74% real.

Aumentos de 2019

Puntualmente, con la publicación de la Secretaría de la Seguridad Social del valor de la RIPTE correspondiente a junio a 41.584,11 pesos, se pudo calcular el nuevo valor de las jubilaciones para diciembre, de acuerdo con la Ley de Movilidad que estableció como fórmula de actualización el 70% de la tasa de inflación y el 30% de la variación de la RIPTE, para el trimestre previo al semestre de vigencia de los nuevos valores.
Claramente es un mecanismo muy particular, porque si bien se actualizan los valores en forma trimestral y que para septiembre será de 12,22%, y ahora se definió que para diciembre será de 8,74% adicional, las bases de referencia de los dos indicadores que componen la fórmula corresponden a la de 6 meses antes al de los ajustes que determinan.
En condiciones de desaceleración de la inflación el resultado favorece a los jubilados, pero en el caso contrario los perjudica.
Así, con una tasa de inflación acumulada en el trimestre abril – junio de 9,506786%, según la variación del IPC del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), y una suba de la RIPTE en ese período de 6,943% que surgió de la actualización de la serie de la Secretaría de la Seguridad Social, el coeficiente de Movilidad Jubilatoria para diciembre, que incluye a todos los haberes jubilatorios, pensiones y las asignaciones familiares por hijo, es de 8,7376874 por ciento.
De este modo, el haber mínimo de las jubilaciones que en septiembre sube a 12.937,22 pesos y el máximo a 94.780,42 pesos, los cuales se mantendrán para octubre y noviembre, quedará establecido desde diciembre y hasta febrero de 2020 en 14.067,63 pesos y 103.061,80 pesos, respectivamente.

Gobierno de Chubut