Elías Sandoval está acusado de asaltar un kiosko de Comodoro Rivadavia, por lo que fue imputado este jueves en la Oficina Judicial de esa ciudad, audiencia que estuvo presidida por la juez penal Raquel Tassello. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el funcionario, Ricardo Carreño, mientras que el imputado recibió la asistencia del abogado Guillermo Iglesias.
En ese marco, el acusador recordó que el hecho que se elevará a juicio ocurrió el 2 de diciembre del año pasado, a las 8:40, cuando Axel Soriani y Elías Sandoval ingresaron al Kiosco JB, ubicado sobre avenida Kennedy 1778. Soriani lo hizo portando un arma de fuego. En el interior se encontraban el propietario y un menor de edad, quienes resultaron víctimas del hecho.
El robo quedó grabado con las cámaras de video del local, tanto internas como externas, y allí se pudo observar el forcejeo entre Soriani y el menor-víctima, que tomó el arma de fuego que había quedado en el suelo y le causó una herida a Soriani, quien fue detenido a escasos metros del lugar por policías que llegaron rápidamente.
Sandoval, en tanto, logró escapar pero fue reconocido por las cámaras de seguridad y se dictó una orden de rebeldía y captura en su contra; sin embargo estuvo prófugo un tiempo hasta que fue detenido.
El hecho fue calificado como robo agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de coautor para Sandoval, estimándose en caso de recaer condena una pena de 7 años y 4 meses de prisión.

Soriani recibio 6 años y 8 meses

En la audiencia, el funcionario de Fiscalía informó que Axel Soriani ya fue condenado en el marco de un juicio abreviado, donde reconoció su autoría y aceptó una pena de 6 años y 8 meses de prisión de cumplimiento efectivo.
A todo esto, el defensor no se opuso a la elevación de la causa a juicio pero sí cuestionó la calificación legal propuesta porque a su entender el hecho lo comandó Soriani, que llegó al lugar, se puso la capucha y era el que poseía el arma de fuego.
Por ello, propuso la teoría de la participación paralela y afirmó que no se puede achacar a su defendido que supiera que el arma estuviera cargada.
“Cada uno responde en la medida de su acción”, sostuvo el abogado y pidió que el hecho sea calificado de manera alternativa como “robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada”.
Tras escuchar a las partes, la juez resolvió elevar la causa a juicio con la calificación legal propuesta por la Fiscalía, aunque dejó sentada la calificación alternativa propuesta por el defensor. “Hubo una coautoría de tipo objetivo, con división de roles y división funcional de tareas de los autores”, sostuvo la magistrada.
Con la elevación de la causa a juicio se pasó al ofrecimiento de la prueba documental y testimonial, para tratar finalmente la medida de coerción. El acusador solicitó que la misma se mantenga en el juicio en base a los elementos de convicción existentes y los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación. Además, mencionó la gravedad del hecho; que el imputado posee antecedentes penales y que se mantuvo prófugo de la Justicia en el presente caso.
El defensor se opuso y requirió la libertad con medidas sustitutivas, como presentaciones ante un órgano de control y prohibición de acercamiento y contacto con las víctimas.
Por último, la jueza resolvió mantener la prisión preventiva de Sandoval hasta el juicio en base a la gravedad del hecho, la pena en espera y la existencia de los peligros de fuga y entorpecimiento.