El Tribunal Oral Federal (TOF) 1 le concedió la prisión domiciliaria al exministro de Planificación Federal Julio Miguel De Vido en la causa conocida como “Río Turbio2, pero seguirá detenido en el penal de Ezeiza por la prisión preventiva que le dictaron en la “causa de los cuadernos” sobre supuestos sobornos en la obra pública, informaron este martes fuentes judiciales.
El eje del fallo estuvo en la aplicación de las nuevas pautas fijadas para regular el uso de las prisiones preventivas, entre las que se sugiere evaluar el arresto domiciliario como posibilidad anterior al encarcelamiento en un penal.
Fuentes vinculadas a la defensa de De Vido adelantaron a la agencia Télam que evalúan presentar en las próximas horas un pedido de prisión domiciliaria ante el TOF 7, que es el que llevará la causa de los cuadernos, para que se haga efectivo el encierro del exministro en su casa.
Los jueces del TOF 1 señalaron que De Vido debería cumplir la prisión domiciliaria “en la vivienda ubicada en la Chacra N°9, Barrio Panal, Zárate, Provincia de Buenos Aires” y que tendrá que llevar “un dispositivo (una tobillera) de vigilancia electrónica”.
Los jueces Adrián Grümberg, José Michilini y Ricardo Basílico resolvieron además prohibirle a De Vido la salida del país, retenerle el pasaporte y comunicarle la medida a las fuerzas federales de seguridad y la Dirección Nacional de Migraciones.