De acuerdo a un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Argentina es el país con mayor incidencia mundial de Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) en niños menores de cinco años. En ese marco, el Ministerio de Educación del Chubut, en trabajo conjunto con los equipos municipales de Bromatología, brindó este año diversas capacitaciones sobre manipulación de alimentos y prevención del SUH a distintos establecimientos educativos, en procura de dotar a los auxiliares de la educación de información actualizada para el trabajo cotidiano.
La cartera educativa, a través del programa Nutriendo Chubut, capacitó este año a 300 auxiliares de distintas regiones de la provincia, en especial en aquellos establecimientos que brindan servicio de comedor.

La importancia del conocimiento

“En la actualidad, la higiene personal y los hábitos higiénicos de los manipuladores de alimentos son las formas más efectivas de combatir las infecciones e intoxicaciones alimentarias. Quienes manipulan alimentos, e incluso aquellos que tienen tareas de limpieza en las escuelas, tienen un papel central. Es muy importante que conozcan cómo hacer cada uno de los procedimientos que el personal tenga las herramientas y el conocimiento suficiente para evitar situaciones de riesgo”, dijo Marisa Nitor, responsable del programa Nutriendo Chubut.
Asimismo, Nitor destacó que el ciclo de capacitaciones contó con la colaboración de las áreas de Bromatología de los municipios locales. “La colaboración de los municipios fue esencial para poder desarrollar este tipo de capacitaciones. Gracias a los equipos de bromatología podemos reforzar los cuidados y brindarles a los estudiantes las comidas de manera segura, garantizando la calidad de las mismas y dándoles tranquilidad a las familias”, dijo.

Alimentación saludable

En forma paralela a las capacitaciones, el equipo de nutricionistas del programa brindó asesoramiento a los establecimientos para la promoción de hábitos alimenticios saludables en los más jóvenes.
“La verdad es que en cada establecimiento se pudo trabajar muy bien con auxiliares, docentes y equipos directivos. Para nosotros es muy importante contar con el apoyo de quienes están en el día a día de los chicos”, indicó Pamela Nudelman, nutricionista que asesora a las escuelas de la Región IV.
Nudelman destacó la importancia de promover hábitos saludables en los chicos durante el tiempo escolar. “Es importante entender que los espacios y tiempos destinados a la comida son espacios de aprendizaje, no es solo una pausa, sino que podemos aprender y mejorar nuestra alimentación mientras compartimos”, sostuvo.
Asimismo, la nutricionista resaltó la importancia que tiene la escuela en la promoción de alimentación y hábitos saludables ya que muchos de los conocimientos y conductas que los estudiantes adquieren en los establecimientos repercuten en las familias.
“Trabajamos con la escuela para que tanto los chicos como los padres comprendan que a veces se trata de tener en cuenta otras opciones. Por ejemplo, cambiar las galletitas por frutas o incluir en los festejos opciones que no impliquen comida chatarra y gaseosas. Es un trabajo que lleva tiempo, pero la escuela es clave para poder mejorar los hábitos de alimentación de los chicos”, indicó Nudelman.

El SUH en Argentina

Este síndrome afecta a niños menores de 5 años, y es considerado el motivo principal de la insuficiencia renal en niños que origina el 20% de los trasplantes en ese grupo etario.
El Síndrome Urémico Hemolítico se adquiere a través del consumo de agua o alimentos contaminados con la bacteria Escherichia coli. Afecta principalmente a los riñones y el sistema nervioso y puede dejar secuelas de por vida o causar la muerte.
Según la OMS, nuestro país tiene la mayor incidencia mundial de SUH en menores de 5 años: se estima que se presentan entre 10 y 12 casos por cada 100.000 niños.

Los síntomas

– Diarrea con o sin sangre
– Dolor abdominal intenso
– Palidez
– Pocas ganas de orinar
– Vómitos
– Convulsiones
– Irritabilidad

Medidas de prevención

– Lavarse bien las manos con agua y jabón antes de comer o manipular alimentos.
– Lavarse las manos después de tocar carnes crudas, ir al baño o cambiar pañales. Es muy importante que los chicos también lo hagan.
– Cocinar las carnes completamente, sobre todo la carne picada.
– Evitar el contacto de la carne cruda con otros alimentos.
– No usar el mismo cuchillo o superficie para cortar alimentos si antes se usaron para cortar carnes crudas.
– Lavar las frutas y verduras crudas.
– Consumir lácteos pasteurizados.
– Esterilizar mamaderas.

Gobierno de Chubut