Las autoridades intensificaron este martes la búsqueda del avión de la Fuerza Aérea de Chile que perdió contacto radial la víspera cuando se dirigía a la base del país en la Antártida con 38 personas a bordo, informó la institución que dio a la aeronave como accidentada.
En tanto, el ministro de Defensa afirmó que las labores no se detendrán hasta encontrar a los pilotos y pasajeros.
«Vamos a buscar a los 38 pasajeros sin limitar recursos día y noche haciendo todo lo humano y técnico que esté al alcance nuestro y con apoyo extranjero», afirmó el ministro Alberto Espina desde Punta Arenas, más de 3.000 kilómetros al sur de Santiago, al tiempo que anunció el inicio de una investigación para saber lo que ocurrió con la aeronave.
Por su parte, la fiscalía chilena ha iniciado una pesquisa paralela.
Equipos de Uruguay, Argentina y Brasil colaboran con la misión de rescate que incluye al menos 13 aviones y varios buques, muchos de ellos comerciales, en la zona de desaparición del avión que abarca una amplia área. Varios aviones equipados con dispositivos infrarrojos se trasladaban al lugar luego de que las primeras búsquedas resultaran infructuosas.
La aeronave, en la que viajaban 17 tripulantes y 21 pasajeros y que cumplía tareas de apoyo logístico, perdió contacto a las 18.13 local del lunes en su ruta a la base Presidente Eduardo Frei, según la Fuerza Aérea (FACH). El avión había partido a las 16:53 (1953 GMT) de la ciudad de Punta Arenas. El presidente Sebastián Piñera suspendió su viaje a Argentina para asistir a la toma de posesión de Alberto Fernández.