Clic para Ampliar

Durante 2018 los números de la economía argentina ya habían sido malos, y en 2019 no mejoró la situación, sino que ocurrió todo lo contrario. A pesar de las medidas impulsadas por el presidente Mauricio Macri a través de las cuales se buscó reactivar el consumo interno, la realidad es que las ventas en los comercios minoristas cayeron 7,1% durante noviembre de 2019, en la comparación interanual. De esta manera, el rojo acumulado durante todo el año en curso ya llegó a 12,3%, según el último relevamiento desarrollado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Con los indicadores actuales, ya son 14 semanas consecutivas con caídas interanuales en los informes elaborados por dicha entidad, la cual destacó que la merma en los locales al público fue de 8,4% interanual, en contrapartida de un incremento de 2,1% en la modalidad online.
En Chubut la situación es un tanto particular, ya que además de los inconvenientes a nivel nacional se debe sumar también la crisis económica y financiera que está atravesando la Provincia. El pago escalonado de haberes para los trabajadores de la Administración Pública, que representan a un gran porcentaje del total de los asalariados chubutenses, hace que merme el consumo. De hecho, en el mes de diciembre quienes perciban haberes por más de 150.000 pesos cobrarán después de Navidad, una fecha clave para el consumo.

Rubro por rubro

Según el documento elaborado por la CAME, los rubros con mayores caídas en sus ventas fueron Neumáticos y repuestos de autos y motos (-13,8%); Ropa y artículos deportivos y de recreación (-10,4%); Electrodomésticos, electrónicos, computación y celulares (-10,2%) y Ferretería, materiales eléctricos y materiales para la construcción (-10,1%).
Entre los rubros que afectan el consumo personal, se relevaron caídas en Calzado y marroquinería (-8,6%); Juguetería y artículos escolares (-7,8%); Indumentaria (-5,1%) y Alimentos y bebidas (-3.0%). Otros rubros que tuvieron bajas en sus ventas fueron Bazar y regalos (-9,3%); y Muebles, decoración y textiles para el hogar (-6,0%).
En tanto, en la comparación mensual, sin desestacionalizar, las ventas en noviembre cayeron 18,7% respecto a octubre, un hecho que “se explica porque la actividad ese mes suele ser menor, además de tener un día menos”.
“Las restricciones para comprar dólares estarían alentando solo levemente las ventas”, sostuvo el documento de la CAME y destacó que el 10,2% de los empresarios consultados sostuvo que “con el cepo duro se están moviendo más sus ventas, el 14,1% afirma que se notaron más consultas, aunque se vende lo mismo, y el resto (75,7%) asevera que se vende igual cantidad”.
Durante el relevamiento se cubrió un universo de 1.100 comercios pymes de Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, y el interior del país, en los principales rubros que concentran la venta minorista familiar y tanto con modalidad de venta física como online.

Impacto de la crisis en Chubut

Como se mencionó anteriormente, a la situación financiera de Chubut hay que sumarle el contexto nacional. Si bien es cierto que los trabajadores de la Administración Pública son los más perjudicados la “bola de nieve” también alcanza y afecta a quienes están inmersos en el sector privado.
Al respecto, un relevamiento elaborado por la CAME mostró que hubo caídas que llegaron hasta el 40% en algunas áreas del comercio minorista. Según el informe, la progresión interanual fue de -15,65% en enero, -18,5 en febrero, -12,2 en marzo, -20,1 en abril, -16,11 en mayo y -4,8 en julio (el informe no incluye el mes de junio).

Cambio que no ocurrió

En este contexto, vale recordar que Alfredo Béliz, secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio y ex precandidato a diputado nacional por Chubut, manifestó que “pensamos que el aguinaldo podría generar un cambio, pero no tuvo la mínima repercusión, algo que ya había sucedido el año pasado”.
La situación es compleja, y Béliz profundizó más al respecto: “Estamos muy complicados en el área. Las demoras en los pagos se están viendo reflejadas sobre todo en los comestibles como en los electrodomésticos de línea blanca”. En tanto, de cara a la situación política venidera, sostiene que “es necesario cambiar el aporte desde el Congreso. Se hicieron sólo nueve leyes para Chubut. Tenemos que gestionar bien con los intendentes para poder marcar más desarrollo e identidad. Es hora de atraer inversiones y dejar claro que no vamos a estar sólo para levantar la mano los miércoles”.

Caída peor que en 2018

La situación nacional anexada al pago de salarios de manera escalonada y el retraso en los aumentos paritarios de los trabajadores dependientes del Estado terminó de acelerar una caída que venía con graves antecedentes de 2018, pero que terminó de profundizarse en estos últimos meses.
Vale aclarar que en Chubut, el mayor empleador es el Estado provincial: hay cerca de 50.000 trabajadores estatales y 17.000 jubilados. Y el retraso en los pagos provoca un desbarajuste financiero que se traduce en intereses. El “tarjeteo” se volvió moneda corriente. Y la imposibilidad de ponerse al día provoca un recorte inmediato.
En este sentido, el vicepresidente de CAME Chubut, Rubén Villagra indicó en su momento que el gobernador Mariano Arcioni “tuvo la posibilidad de iniciar un diálogo con todos los sectores, pero nos quedamos en ascuas. Fue sólo una charla informativa para terminar de dilucidar ciertas cuestiones, pero que no nos da una respuesta de cómo seguir. En Chubut se cortó la cadena de pagos y no se reciben órdenes de compra. No hay pagos y los negocios van cerrando negocios. Creemos que esto no se va a detener y se van a sumar muchos comercios chicos porque no pueden soportar la situación”.

Caída en las fuentes de empleo

Cabe aclarar también que según destacó una encuesta sobre Indicadores Laborales difundida la semana pasada por el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, en septiembre pasado hubo 94.897 asalariados registrados menos que en el mismo mes de 2018.
La cantidad de puestos de trabajo registrados del sector privado cayó 2,6% interanual en octubre, al igual que en septiembre pasado, en los principales centros urbanos del país, según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que difundió este jueves por el Ministerio de Producción y Trabajo.
En tanto, el empleo registrado privado en empresas de 10 empleados o más se redujo con respecto a octubre de 2018 en todas las ramas de actividad con excepción de servicios comunales, sociales y personales. En la construcción bajó 11,1%, en la industria 4,6%, y en comercio, restaurantes y hoteles la caída fue 3,5%. Las bajas ocurrieron en todos los estratos de tamaño de empresas: entre 10 y 49 trabajadores 1,9%, entre 50 y 199 2,6%, y de 200 trabajadores y más 3,3%.
En octubre más empresas proyectaron aumentar, 4%, la dotación para los próximos tres meses frente al 3,5% que consideró disminuirla. La mayoría no anticipó cambios en su dotación de personal.

Gobierno de Chubut