En la actualidad, los ecosistemas acuáticos están sometidos a un marcado deterioro de la calidad del agua, provocado fundamentalmente por acciones humanas, que ponen en riesgo la conservación de su biodiversidad. Es por ello que existe una necesidad urgente de que todos los actores sociales asuman el compromiso de conservar la calidad del agua.
El río Negro y los ríos Limay y Neuquén, en sus tramos inferiores, reciben la influencia de grandes áreas urbanas y de actividades productivas que se desarrollan en su cuenca, como la frutihorticultura, la ganadería y la extracción de hidrocarburos, que pueden repercutir potencialmente en el deterioro de los ecosistemas acuáticos y en su calidad del agua. El desarrollo de las actividades económicas, junto a la expansión urbana, no sólo ocasiona cambios en el uso del suelo y la pérdida de zonas productivas, sino que problematiza en gran forma el mantenimiento de los sistemas de riego existentes, generando, además, focos de contaminación sobre canales y colectores de drenaje que impactan en los ríos de la región.
En este marco, en la Universidad Nacional de Río Negro, el docente Investigador doctor Pablo Macchi, del Instituto de Investigación en Paleobiología y Geología, junto a su equipo de trabajo, diseñaron una aplicación móvil para evaluar la calidad biológica del agua, observando los macroinvertebrados presentes en un tramo de un río y permitiendo identificar sitios críticos. Junto a docentes del Centro de Estudios e Investigación en Educación de la UNRN y alumnos del Profesorado de Nivel Medio y Superior en Biología, realizaron un Biomonitoreo educativo en el río Negro, junto a alumnos y docentes de escuelas medias de General Roca y Villa Regina.

Investigación colectiva

El biomonitoreo participativo es un conjunto de metodologías validadas previamente por científicos, que posibilitan una activa participación ciudadana en el seguimiento y vigilancia de la calidad del agua de los ríos, observando a sus organismos acuáticos.
Tradicionalmente, la evaluación de la calidad del agua se realizó a partir de la medición de parámetros físicos, químicos y bacteriológicos. Sin embargo, el valor que aportan sus resultados es parcial y muy restringido temporalmente, ya que perturbaciones tales como descargas, producidas antes o después de la toma de muestras, podrían indicar resultados que no se correspondan con la calidad del ecosistema acuático. En ese sentido, surge como alternativa metodológica el uso de organismos acuáticos como bioindicadores.
Esta herramienta, también pueden ser utilizada por los organismos de gestión para tener una evaluación rápida de la calidad biológica de las aguas, que posibilite tomar las acciones correctivas necesarias para la conservación de los ecosistemas acuáticos.
Como paso previo a la realización de un biomonitoreo en el río, es necesario descargar la APP BIOMONITOREO RN y registrarse como usuario. Para familiarizarse con la aplicación y los macroinvertebrados, es aconsejable hacer algunas pruebas previas. (Fuente: Argentina Investiga)