El mercado del Gas Natural Comprimido (GNC) es desde hace por lo menos dos meses, terreno de una batalla entre las petroleras (que producen el gas), los dueños de estaciones de servicio y las distribuidoras. Los contratos de venta están a punto de ser renegociados y todos quieren captar su porción.
El GNC fue durante años el “pato feo” del mercado del gas, en tiempos en que el recurso era escaso en la Argentina. Después de los cortes a industrias y centrales térmicas, algunas estaciones se quedaban sin gas en los días más crudos del invierno, como pasó hasta el año pasado en Bariloche y La Plata. El recurso tenía prioridad para usuarios residenciales, a los que no se les puede cortar el suministro en ningún caso.
Pero la puesta en desarrollo de Vaca Muerta cambió la ecuación. Gracias a la producción creciente en Neuquén a la Argentina le sobra gas natural en casi 8 meses del año, desde septiembre hasta abril, antes de la etapa más dura del otoño y el invierno.
Para que las inversiones y la producción no se estanquen hasta poder exportar el fluido a escala masiva (no será antes de 2024), las petroleras quieren desarrollar un mercado local de gas para su venta en el mercado interno.
Mientras tanto, tienen que cerrar pozos convencionales y perder dinero, como ya le pasa a YPF, que revaluó a la baja activos de gas por $ 31.000 millones en el último ejercicio, dado que no puede colocar más de 10 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) de gas natural sumados a los que ya produce. La caída interanual en la extracción de gas de la petrolera estatal se acerca al 20%.

Consumo

El GNC aparece como una vía de escape en este sentido. Con un consumo promedio de 7 MMm3/d (sobre una demanda total del país en torno a los 100 MMm3/d en verano y hasta 180 MMm3/d en invierno) repartido entre 1,7 millones de vehículos, el futuro está entre las altas tasas anuales de conversión de motores de vehículos (por la crisis y el encarecimiento de los combustibles líquidos se cambian a GNC unos 15.000 autos por mes) y la masificación del transporte a gas (además del GNC también habrá colectivos a GNL, así como ya el biodiesel y los vehículos eléctricos desplazan a los viejos abastecidos por gasoil).
Los estacioneros creen que en el mediano plazo el producto tenderá a aumentar y se unificará el precio.

Gobierno de Chubut