Desde la Cámara Industrial de Puerto Madryn (CIMA) marcaron un fuerte posicionamiento respecto de la decisión comunicada por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump de imponer aranceles sobre las exportaciones argentinas de aluminio y acero.
Si bien el titular de la Cámara, Ovidio Palacio, así como también el Asesor de Comercio Exterior de la Entidad, Fernando Terraza, evitaron anticipar un efecto directo en el empleo y la rentabilidad empresarial, también advirtieron que deberían iniciarse acciones para morigerar el impacto de la medida, que todavía no se encuentra homologada pero ya provocó una importante caída en las acciones de la empresa Aluar, única productora de aluminio primario del país.
“El presidente de los Estados Unidos no tiene argumentos sólidos para una decisión que puede afectar de tal manera nuestra economía local y regional”, señalaron, a la vez que reconocieron que la motivación del país del norte estaría directamente relacionada con la batalla comercial con China, cuyas repercusiones podrían generar un impacto negativo en las economías de otros países como Argentina, en este caso.